Etc.

Crónicas urbanas – La culpa es del gran bonete

Posted on

¡Hola, amigos! Esta edición debió salir a la luz el pasado viernes 13. No crean que soy supersticiosa, pero, por alguna razón, se me pasó subirla. Cosas de la magia… Esta entrada no tiene nada que ver con lo oculto, retomamos las crónicas sobre cosas absurdas que pasan a los habitantes de ciudades. Grandes, chicas y medianas, en todas ellas pasan cosas y la idea es reírnos de nosotros mismos.

En tiempos en que los trámites se hacían en forma presencial, una mujer fue a retirar su tarjeta de débito al banco. Había una larga fila y la mujer estaba impaciente. Había dejado a sus hijos en una clase y tenía que ir a retirarlos un rato después.

Por ese motivo, recurrió a la chica del mostrador, a la amable joven que sonreía a todos los clientes. Le pidió que por favor le permitiera pasar antes que los demás. Fue bastante insistente, porque, a veces, la insistencia tiene frutos impensados.

La joven le explicó que no era posible, porque los asesores atendían con los números que llamaba el sistema y no se podían saltar, además, qué pensarían los otros clientes…

¡El sistema! Siempre el sistema. Cualquier cosa de la que nadie tiene explicación es causada por el sistema. Es perfecto ¿no?, ya que el sistema no puede defenderse. Y si lo hiciera, diría que no tiene la culpa porque él obedece órdenes binarias del programador.

Así que… si el gran bonete no aparece, la culpa es del sistema.

Y la señora esperó todo lo que pudo. Hasta que ya no le fue posible seguir esperando y se volvió a buscar a sus hijos.

Al día siguiente, la mujer volvió al banco y repitió la situación. Esta vez necesitaba hacer rápido por la reunión de consorcio. Es curioso que la gente tiene otras ocupaciones, además de tener que hacer trámites. Así que, la mujer habló nuevamente con la chica del mostrador, muy amable ella, y obtuvo la misma respuesta. Por segunda vez volvió con las manos vacías.

Al tercer día, la mujer ya no tenía urgencias que atender, así que fue tranquila, dispuesta a afrontar la espera que fuere, como un cordero en el matadero. Ya hacía dos días que tenía que hacer retiros en efectivo del cajero automático, por no tener su tarjeta de crédito.

Pasó media hora y la llamaron del box. La asesora comercial la atendió con la cordialidad entrenada de siempre. Cuando la mujer le explicó que iba a retirar su tarjeta de crédito, la asesora le respondió:

—¿No sabía que se entregan en el mostrador de adelante? Cambiamos el procedimiento.

La mujer dio las gracias con los dientes apretados, controlando ese sentimiento que nació quizás en la prehistoria cuando un neandertal no lograba cazar un mamut. Volvió al mostrador y habló con la chica que seguía sonriendo.

—Señora, usted nunca me dijo que venía a retirar su tarjeta. Nuestro procedimiento actual…

Y claro, si no es el sistema, es el procedimiento. Nunca son las personas…

(C) Meg

Crónicas urbanas – La Patria es un símbolo

Posted on

¡Hola, amigos! Hoy tenemos una historia que puede parecer ridícula o cómica. Lo es, sin embargo, algunos se identificarán con uno o con otro de los personajes y tal vez le encuentren un mayor sentido, algo que va más allá de la simple anécdota y del arte del tatuaje. Particularmente me gustan algunos tatuajes, sobre todo los que hablan de ideas o simbolizan algo. No siempre estamos enterados del verdadero significado y ese puede o no ser un problema. Veamos qué le pasó a esta protagonista.

Meg

Leer el resto de esta entrada »

Crónicas urbanas – Al chef se le perdió un tornillo

Posted on

¡Hola, amigos! Seguimos recopilando situaciones que nos pueden haber pasado a cualquiera de nosotros. Habitantes de ciudades, contemporáneos de impaciencias, hermanos en la lucha diaria contra la intolerancia y la falta de consideración que se gesta en lugares muy populosos. En este caso, algo que algunos dirán que es un mito y otros, que es la pura verdad. Espero que les guste.

Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »

Crónicas urbanas – El poder de la pastillita de «chiquitolina»

Posted on

¡Hola, amigos! Hoy les traigo otra anécdota sobre las cosas que nos pasan en la ciudad. Lugar abarrotado de gente impaciente, gente que pierde la paciencia o de gente que no tolera las pérdidas de tiempo o las demoras. Lugar donde se exacerba la ley de la jungla y donde, si se puede, se hace uso de ese poder chiquitito que da el ocupar ciertos espacios.

Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »

Crónicas urbanas – El dilema de la existencia: dar o no dar luz

Posted on

¡Hola, amigos! La realidad nos abruma a veces con sus problemas. Y algunos son reiterativos al punto de parecer que no tenemos capacidad de aprender de nuestros errores. Las quejas persisten y uno se pregunta por qué pasa esto. Bueno, aquí les traigo una interpretación, siempre con la mejor onda.

Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »

Tres niños y un juguete

Posted on

¡Hola! Hoy no es día de publicaciones. Con mucha tristeza, escribí esta entrada. Todos sabemos que esta guerra no es una guerra más, no nos ha de pasar inadvertida. Puede parecer simplista lo que van a leer. Puede parecer ingenuo o desinformado. Pero en mi cabeza trato de entender los porqué y los para qué y no lo logro.

Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »

Crónicas urbanas – El lamentable y no tan extraño caso del Sr. Gauna

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Hoy comienza un nuevo segmento que he titulado Crónicas urbanas. Es una recopilación de cosas que han pasado y le podrían pasar a cualquiera. Con esto quiero decir que no se van a encontrar con un cuento con final sorpresivo a la manera de Poe. Se van a encontrar con una historia que le sucedió a alguien y que me lo contó. En algunos momentos el relato linda con la protesta y es así, son casos que seguramente van a indignar a quien lo lea. Sin embargo, no piensen que se van a cargar de mala onda, si hice las cosas bien, también encontrarán un toque de humor o de ironía. Espero haber logrado un equilibrio.

Imagen de internet

Leer el resto de esta entrada »

Las cartas de Rose

Posted on

¡Hola, amigos! Todo empezó con el Fanfiction de El tintero de oro… Así es que, para los fanáticos de Titanic, para los amantes de las cartas, para quienes disfrutan de historias de amor y aventuras, les traigo estas cartas escritas por Rose, la heroína de Titanic, cuando rehizo su vida, luego de la gran catástrofe en la que perdió a su gran amor, Jack, y se distanció de su madre y de Caledon, su novio impuesto. Estas cartas dirigidas a una gran amiga de la infancia, abarcan algunos años posteriores a la tragedia, no agotan la vida de la protagonista. Las publico todas juntas ya que son cortas. Espero que mi imaginación satisfaga sus expectativas, ya que cada quien pudo haber pensado un destino distinto, incluso mejor, para este personaje. No pude imaginar para ella una vida ordinaria o falta de emociones. Ojalá les guste.

Asombroso: 23 años después, así se encuentra Rose de "Titanic" | MDZ Online
Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »

Películas populares – La historia sin fin o… ¿qué pasaría si…?

Posted on

¡Hola, amigos! Se acerca fin de año, Navidad, época de festejos y regalos siempre que se puede. Y como los privilegiados son y serán los niños, me vino a la mente esta película tan maravillosa e imaginativa que allá por los años 80’s causó furor. Así que los dejo con algunas ideas que me surgieron al volver a verla.

La historia interminable' vuelve a los cines de España | Cultura | EL PAÍS
Imagen de Internet

Como siempre aclaro, traigo películas que me gustan. Y capaz, alguna cosa parecida a la crítica surge al verlas con ojos nuevos (o debería decir más viejos, ja, ja, ja). Pero siempre son películas que recomendaría.

!>

Películas populares – Karate kid o ¿se aprende solo lo que nos enseñan?

Posted on

¡Hola, amigos! Les traigo hoy otra de mis películas favoritas. Parece mentira que hay películas que uno no se cansa de ver. Y cada vez traen algo nuevo, vuelven a sorprender. En este caso se trata del maravilloso vínculo entre un maestro y su aprendiz. ¿Puedo decir alumno? Mmm… ¿Saben qué? Les voy a contar algo. Resulta que en algunas clases universitarias, en materias de Pedagogía, para ser más exactos, me dijeron que no usara la palabra «alumno» porque significa «persona sin luz propia». De allí que se use educando, estudiante y otras terminologías más de moda y actuales. Pero heme aquí, a punto de escribir una introducción y por esas cosas de la Internet, con tanto conocimiento a la mano, se me ocurrió buscar una explicación mejor fundamentada para comentarles y me encontré con que lo de «sin luz» ¡es un fiasco! Sí. Al parecer «alumno» es una palabra de raiz latina y significa: persona criada/alimentada por otra. La RAE nos dice: «Del lat. alumnus, der. de alĕre ‘alimentar'». Lo de «sin luz» proviene de una mescolanza entre el griego «a» que significa sin, y «lumno» que en latín es luz.

En fin… cosas que se van aprendiendo y que ilustran la idea de que siempre hay algo más que no sabemos y que hay que tener cuidado de no tomar como ley lo que nos enseñan.

Los dejo con mis divagaciones sobre la película.

Grulla
Imagen de Internet

Leer el resto de esta entrada »