25 años – Parte XXIV

Posted on

Imagen relacionadaLa policía de Buenos Aires se encontraba siguiendo la pista telefónica del informante de Martínez, quien había asegurado que un par de ladrones especializados en joyas habían sido los responsables del robo. Detrás de ellos una mafia internacional se ocupaba de transar con los objetos preciosos, pero nunca salían a la venta en el mismo país en el que se habían robado. Por eso era imperioso capturarlos antes de que cruzaran alguna frontera, para que no interviniera la Interpol.

Volver a25 años – Parte I

Volver a 25 años – Parte XXIII Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

25 años – Parte XXIII

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para avion en las nubesEl aeropuerto de Puerto Iguazú era una maravilla de verdor. Mientras caminaban por la escalerilla de desembarco, Rosalía, la secretaria de Hurtado, iba con la boca abierta como un sapo debido al éxtasis que le causaba esa vista, era el pasto más verde que hubiera visto nunca, el cielo más celeste que la mismísima bandera. El abogado tuvo que tironearla para que siguieran adelante y no entorpecieran a los demás pasajeros que querían bajar.

—Hicimos bien en escaparnos.

—Yo no escapo de nada ¿vos sí? –dijo ella pensando en pescarlo en algún revés romántico.

Volver a 25 años – Parte XXII

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte XXII

Posted on Actualizado enn

Imagen relacionadaUno de los policías bajo las órdenes de Guardiola, asignado al caso del robo de los diamantes, entró en la joyería robada. Era un local coqueto en plena calle Libertad. Si bien no se distinguía de los cientos de locales por la mercadería expuesta en las vidrieras, este podría decirse que tenía un aire de cierta distinción, con un par de leones de yeso a cada lado de la vidriera.

Volver a 25 años – Parte XXI

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte XXI

Posted on Actualizado enn

En la comisaría de Iguazú, una casa amplia, pero no muy fresca, acomodada como destacamento, había un poco de alboroto en torno de Raúl. Los policías no le creían y él no sabía cómo hacerles entender que era un malentendido lo del pasaporte hasta que, finalmente, se dio por vencido y cuando todo en su mente se tornaba de color negro surgió una lucecita que le hizo decir:

—Déjeme llamar a un abogado.

—Mire que aquí los abogados son todos brasileños y no conocen la legislación argentina.

Volver a 25 años – Parte XX

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte XX

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para aeropuerto de misiones

En Buenos Aires, dos hombres de considerable estatura, negros como la noche, narices anchas, dientes y ropas muy blancos, bajaron del avión de Aerolíneas Sudafricanas en el aeropuerto de Ezeiza. Al llegar al hall de arribos, buscaron unas pequeñas maletas y echaron un rápido vistazo a lo que los rodeaba.

─No es tan pobre la gente de aquí ─dijo Shaka en su idioma.

Volver a 25 años – Parte XIX

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte XIX

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para bus por la selvaEs duro irse, quizás sea más duro irse que ver que otro se va. Debe ser porque irse requiere un esfuerzo propio, una lucha entre la razón y el sentimiento, es una prueba a la voluntad. Es romper una inercia, pasar de la quietud al movimiento. Es romper una barrera invisible que nunca habíamos cruzado o unas cadenas incorpóreas que no sabíamos que estaban. Porque todos estamos encadenados, con distintos tipos de cadenas, y no son solo compromisos o promesas, son las cadenas que nos unen como cordones umbilicales a ciertos lugares de nuestra vida y a personas especiales para nosotros, las que sentimos que nos dan entidad.

Volver a 25 años – Parte XVIII

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte XVIII

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para cerveza con amigos

Ese viernes con los amigos…

─Che, Raulito, ¿cómo se te metió en la cabeza esa idea de rajarte?

─No estoy loco, Tito. No sabés el jabón que me pegué…

─¿No pensaste en llamar a la policía?

─No… Tendría que blanquear mi negocio y se me podría armar un buen lío…

Volver a 25 años – Parte XVII

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »