Muertes curiosas – Por un pelito

Posted on Actualizado enn

Boticario

El boticario del pueblo se la pasaba ensayando combinaciones de sustancias para diversos fines. El que todos conocían era el obvio: curar enfermedades. El oculto: lograr un tónico para combatir la calvicie. Leer el resto de esta entrada »

La colmena

Posted on Actualizado enn

Foto de stock gratuita sobre abeja, abejas, colmena

Elisa había tenido ese sueño cada noche del último mes. Ella caminaba por un bosque y de pronto se encontraba con una colmena, una especie de balón de rugby amarillo que pendía del árbol más alto. Leer el resto de esta entrada »

Pasos de viento

Posted on

Madryn: comienza a operar el parque eólico más grande del país ...

Nunca te gustó permanecer por mucho tiempo en un solo lugar.
Te sentías hermano del viento, alcanzando lugares que nadie imagina.
No te importaba el frío, la sequía, lo nuevo o lo viejo o lo áspero.
Tan solo te dejabas sorprender por una corriente y te ibas.
Si alguna vez intentaste aferrarte a algo en la tierra,
no tuviste en tus brazos la fuerza suficiente para asirlo sin soltarlo.
¿Habrás culpado a la naturaleza por tus músculos mínimos o tus olvidos?
Y, sin importar si tu vida era una eterna despedida,
tu corazón se acorazaba y se rendía a los horizontes.
Me pregunté qué sería de tus recuerdos. ¿Se habrían perdido en la vorágine de tus viajes?
Te vi aquella vez en tu elemento, donde las corrientes jugaban a su antojo.
Tenías los pies cansados, te habías convertido en un Hermes de la planicie.
Tu mirada estaba allí, la vi, pero también noté que el corazón seguía volando lejos.

(C) Meg

Galardón del Círculo de escritores

Posted on Actualizado enn

Hola, amigos.

elcírculodeescritores.blogspot ha galardonado al micro La mano negra. Muchas gracias por el reconocimiento.

Para leerlo pueden seguir el siguiente enlace: La mano negra

Muertes curiosas – La mosca

Posted on Actualizado enn

La mosca

Celia era tan pulcra en todo lo que hacía que, cuando alguien visitaba su casa, temía pisar el suelo por no dejar una marca. No se podía decir que fuera obsesiva, solo muy meticulosa en cada tarea que realizaba. Y no era para menos, competía con su hermana Clotilde en el arte de llevar una casa y criar a sus hijos. Era tal el esfuerzo que realizaban las dos que no se visitaban por temor a que el estado impoluto de la otra casa les hiciera darse cuenta de que estaban fallando en algo en la propia. Leer el resto de esta entrada »

La mano negra

Posted on Actualizado enn

Esta entrada participa en la convocatoria de Microterror VI de: https://elcirculodeescritores.blogspot.com/

La noche declinaba sus sombras. La luna asomaba, tímida, como pidiendo perdón. Detrás del único árbol que se erguía en la pradera, un árbol atribulado por los años, una figura sin rostro se condolía de los muertos de ese día. Su mano, una mano negra de uñas crecidas, cual garfio de hueso, pasaba las páginas del Libro de la vida.

Todas las páginas parecían iguales: un nombre tras otro; no se distinguía a ancianos de jóvenes, a mujeres de hombres. Solo había una fecha junto a cada uno.

La figura miró el reloj en su muñeca huesuda. Se le estaba haciendo tarde. La luna había arrojado luces en lugares donde debía haber oscuridad y se escuchaba una musiquita alegre, lejana, ajena impropia.

Cerró el libro. Miró hacia el cielo. Se preguntó cuándo dejaría esa labor detestable. Y un aullido le reveló un secreto que solo la luna conocía en detalle. Debía realizar el último trabajo, aquel que se esperaba para dentro de mil años: debía llevarse al último hombre.

Volvió a abrir el libro. Llegó hasta la última página y leyó. Allí estaba el nombre, su propio nombre y supo que lo esperaba la nada tras su tarea final.

(C) Meg

Conciencia de agua

Posted on Actualizado enn

Imagen relacionada

Vas por la vida con la paciencia acuosa

de un arroyo olvidado de su memoria.

No arrastras malos recuerdos

vas como invitado a una fiesta de esperanzas.

Y dices que eres como el agua,

que olvidas todas las piedras con las que has tropezado,

porque quien se queda atascado en la roca

no tiene futuro, solo un pasado que pesa demasiado.

Y sigues el cauce

sin mirar atrás, solo existe un adelante.

Arroyo, río, mar, nube, lluvia

El mañana te espera con su eterna promesa.

 

Secretos desde la trinchera – Epílogo

Posted on Actualizado enn

Secretos epílogo

Entrar a la casa de mis abuelos siempre fue una experiencia fascinante. Ahora sé que nadie, ni siquiera nuestros seres más cercanos se muestran por completo a los demás. Y no es por falsedad, es solo para preservar algo que es considerado valioso y delicado y que debe esperar a su momento para salir a la luz. Leer el resto de esta entrada »

Secretos desde la trinchera – XVI

Posted on

Toma control de tu futuro financiero con estas 4 reglas

De nuevo en casa de sus abuelos, Sonia se dedicó a leer el resto del diario de Juan. La casa estaba en calma, su madre ya había terminado la limpieza y se había marchado. Esa mujer que había dedicado su vida a su familia era tan obsesiva con la limpieza que había sacado brillo en todos los metales de la casa. Sonia reparó de pronto en los marcos de los cuadros. Ya no tenían esa pátina oscura de costumbre, brillaban como el oro. Y recordó, de pronto, que su abuela le había enseñado a lustrar los marcos con un líquido negro para añejar. ¡Allí tenía el tesoro!, delante de ella. Había estado delante de todo el mundo sin ser notado, bien a la vista, como suelen esconderse mejor los secretos. Y en los mismos cuadros que el abuelo utilizó como pistas. Leer el resto de esta entrada »