25 años – Parte XI

Posted on

Imagen relacionadaMientras tanto, cada día, después de las cinco de la tarde, Blanca se instalaba en el sillón del living, frente al teléfono, con aire de hipnotizadora. Esperaba la llamada que le había devuelto el asombro y la esperanza cuando el espejo le comenzaba a sacar la lengua y a mostrar más imperfecciones de las que tenía ganas de tolerar. El teléfono era una especie de oráculo, un punto en el universo que la conectaba de nuevo con sus sentimientos.

Volver a 25 años – Parte X

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

25 años – Parte X

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para entrevista laboralUn par de días después, una luz de esperanza se abría paso en el cielo nocturno. Raúl recibió un llamado telefónico pidiendo que se presentara a una entrevista. Fue un mensaje escueto, una señorita preguntó por él y le dijo que habían recibido su currículum y les interesaba entrevistarlo. Le pidió que se presentara en una dirección por la zona de Retiro. Raúl se preguntó qué tipo de empresa podría estar en esa zona, pero aceptó sin chistar. Luego tomó la guía Filcar y se fijó bien dónde quedaba. Era a pocas cuadras de la estación de trenes. Calculó que podría llegar hasta la terminal y, desde allí, caminar un corto tramo.

Volver a 25 años – Parte IX

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte IX

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para mujer en la ventanaCuando colgó el teléfono, Raúl se miró al espejo por primera vez en mucho tiempo. No porque no se mirara todos los días al afeitarse, sino porque había dejado de verse, de observarse, de tenerse en cuenta. Se notó más canas de las que recordaba y, dispuesto a hacer lo imposible por verse joven, no se le ocurrió mejor idea que hacerse una escapada hasta la perfumería y comprar un tinte para el cabello. Sabía que había productos que no eran tinturas, solo oscurecían el cabello por poco tiempo y se iban con pocos lavados, así que salió de su casa y fue a la perfumería para conseguir uno.

Volver a 25 años – Parte VIII

Volver a  25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte VIII

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para vender agua en el desiertoLa semana pasaba con lentitud de condena, pero llegaba el viernes 8 de Junio y ese día tenía que ser un día de festejo: iniciaba el Mundial de Fútbol en Italia. El equipo de Bilardo, con Maradona a la cabeza daría el puntapié inicial del evento defendiendo el título obtenido en México ’86.

Volver a 25 años – Parte I

Volver a 25 años – Parte VII

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte VII

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para cola de desocupadosAl lunes siguiente… Raúl se encontraba leyendo y protestando, porque el diario decía que los barrabravas ya tenían los pasajes pagos para ir al mundial de fútbol, cuando  sonó el timbre de su casa. De un salto llegó a la puerta, era lo que esperaba, el correo.

Volver a 25 años – Parte I

Volver a 25 años – Parte VI

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte VI

Posted on Actualizado enn

Imagen relacionada

El día después de fin de mes Raúl cayó en la cuenta de que estaba sin trabajo. No tenía la obligación de levantarse y cumplir con su rutina, no debía cumplir horarios ni tenía a nadie que le pidiera cosas sin importancia de manera urgente. Lo único que lo ataba a la costumbre de levantarse temprano eran esas aves que ya estaban parloteando como si se quejaran porque ese día las estaba haciendo esperar demasiado y la necesidad de buscarse un futuro.

Volver a 25 años – Parte V

Volver a 25 años – Parte I

Leer el resto de esta entrada »

25 años – Parte V

Posted on Actualizado enn

Volver a 25 años – Parte IV

Volver a 25 años – Parte I

 

Resultado de imagen para despedido del trabajo animadoEsa noche Raúl volvió bastante entonado a su casa. Un par de vasos de vino lo afectaban lo suficiente como para no distinguir las monedas para el colectivo. El colectivero notó sus pasos de flamenco tambaleante y tuvo la amabilidad de parar bien cerca del cordón por miedo a que rodara por los escalones. El hombre sonrió al escuchar que Raúl cantaba muy bajito “La cucaracha” ya que la última vez que había escuchado esa tonada, él era un niño. Leer el resto de esta entrada »