humor

Las paredes no oyen, hablan – Cap. 1 – 1ra. parte

Posted on

¡Hola, amigos! Hoy comienza una nueva novelita de entrega mensual. En esta ocasión, la protagonista es una peculiar artesana que vive en el departamento contiguo al de un abogado. Alguna vez vi una película con una situación parecida, seguro que les va a sonar. Pero las circunstancias son otras, los personajes son distintos, el final… bueno, no les voy a contar el final. Espero que me acompañen durante este año y que la lectura les resulte grata.

Leer el resto de esta entrada »

Crónicas urbanas – La culpa es del gran bonete

Posted on

¡Hola, amigos! Esta edición debió salir a la luz el pasado viernes 13. No crean que soy supersticiosa, pero, por alguna razón, se me pasó subirla. Cosas de la magia… Esta entrada no tiene nada que ver con lo oculto, retomamos las crónicas sobre cosas absurdas que pasan a los habitantes de ciudades. Grandes, chicas y medianas, en todas ellas pasan cosas y la idea es reírnos de nosotros mismos.

En tiempos en que los trámites se hacían en forma presencial, una mujer fue a retirar su tarjeta de débito al banco. Había una larga fila y la mujer estaba impaciente. Había dejado a sus hijos en una clase y tenía que ir a retirarlos un rato después.

Por ese motivo, recurrió a la chica del mostrador, a la amable joven que sonreía a todos los clientes. Le pidió que por favor le permitiera pasar antes que los demás. Fue bastante insistente, porque, a veces, la insistencia tiene frutos impensados.

La joven le explicó que no era posible, porque los asesores atendían con los números que llamaba el sistema y no se podían saltar, además, qué pensarían los otros clientes…

¡El sistema! Siempre el sistema. Cualquier cosa de la que nadie tiene explicación es causada por el sistema. Es perfecto ¿no?, ya que el sistema no puede defenderse. Y si lo hiciera, diría que no tiene la culpa porque él obedece órdenes binarias del programador.

Así que… si el gran bonete no aparece, la culpa es del sistema.

Y la señora esperó todo lo que pudo. Hasta que ya no le fue posible seguir esperando y se volvió a buscar a sus hijos.

Al día siguiente, la mujer volvió al banco y repitió la situación. Esta vez necesitaba hacer rápido por la reunión de consorcio. Es curioso que la gente tiene otras ocupaciones, además de tener que hacer trámites. Así que, la mujer habló nuevamente con la chica del mostrador, muy amable ella, y obtuvo la misma respuesta. Por segunda vez volvió con las manos vacías.

Al tercer día, la mujer ya no tenía urgencias que atender, así que fue tranquila, dispuesta a afrontar la espera que fuere, como un cordero en el matadero. Ya hacía dos días que tenía que hacer retiros en efectivo del cajero automático, por no tener su tarjeta de crédito.

Pasó media hora y la llamaron del box. La asesora comercial la atendió con la cordialidad entrenada de siempre. Cuando la mujer le explicó que iba a retirar su tarjeta de crédito, la asesora le respondió:

—¿No sabía que se entregan en el mostrador de adelante? Cambiamos el procedimiento.

La mujer dio las gracias con los dientes apretados, controlando ese sentimiento que nació quizás en la prehistoria cuando un neandertal no lograba cazar un mamut. Volvió al mostrador y habló con la chica que seguía sonriendo.

—Señora, usted nunca me dijo que venía a retirar su tarjeta. Nuestro procedimiento actual…

Y claro, si no es el sistema, es el procedimiento. Nunca son las personas…

(C) Meg

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 34 – Las alas

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Hoy despedimos el año con el último capítulo de esta novelita. Espero que les haya resultado amena y les haya hecho brotar alguna sonrisa. Esa fue mi intención, acompañarlos y darles un motivo de alegría. Este año fue duro en muchos sentidos, sobre todo en Argentina. Pero tuvimos el logro del campeonato mundial de fútbol y eso le dio a este fin de año un sabor distinto. Esperemos que el 2023 les traiga a todos más alegrías que tristezas y que no falte imaginación e inspiración para sortear cualquier problema. Un abrazo

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 33 – El futuro

Posted on

¡Hola, amigos! Aquí les traigo el anteúltimo capítulo de esta novelita con sabor a barrio y vecinas. Después de las últimas novedades se plantea el futuro. Un futuro que puede tener aún algunas sorpresas. Veamos cómo se las arreglan…

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 32 – La despedida

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Esta es una despedida, pero no la que se imaginan. En nuestra vida hay seres que llegan para quedarse y otros que son como una estrella fugaz. Alguien que se despide, no siempre desaparece del todo de nuestras vidas. A veces queda en el recuerdo, otras veces reaparece en otra dimensión. Veamos de quién se despiden estas vecinas, cada vez más cerca del final. ¿Será un adiós o un hasta luego?

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 31 – La llamada

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Y sigue la cuenta regresiva. Estas vecinas van llegando al fin de la pandemia. Y lo que parecía que iba a ser una pareja, pues… ¿Qué habrá pasado? ¿Se cambiarán los papeles? No les voy a contar, para no arruinar la sorpresa. Pero se viene un final que supera los virus y tiene alas. Los dejo con el texto.

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 30 – Y entonces…

Posted on

¡Hola, amigos! La presión del encierro se hace sentir en el vecindario. El virus pone a prueba la tolerancia, la paciencia y cualquier virtud que normalmente sería solo ser un buen vecino. Y para colmo, están las dos hinchadas, las que Si aceptan al intruso disfrazado y las que No lo aceptan. Veamos qué se traen… y quién define la cuestión.

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 29 – La verdad

Posted on

¡Hola, amigos! Se acerca el final de esta nouvelle que nos acompañó todo el año. Faltan solo cinco capítulos más y llegaremos hasta fin de año. En este caso, hay secretos que pujan por salir. Nunca es tarde para decir la verdad, veremos qué dicen las demás.

Leer el resto de esta entrada »

De vecinas, de virus y de alas – Cap. 28 – El mensaje faltante

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! A veces los celos nos hacen hacer cosas que no debemos: husmear donde no nos llaman, pasar mal un mensaje, omitir. No siempre somos conscientes de lo que hacemos, pero eso no es una disculpa. En este caso, ni las palomas podrán proteger a Inmaculada de una intromisión. Pero no siempre las cosas salen como el intruso desea. Veamos qué pasa…

Leer el resto de esta entrada »

Una promesa

Posted on

¡Hola, amigos! La entrada de hoy es para hacer los honores al reto del mes de El tintero de oro, de David Rubio. El mismo consiste en escribir un micro, de hasta 250 palabras, en el que el protagonista sea un villano. Menuda tarea, pero tarea divertida, porque ¿quién no ha fantaseado alguna vez con encarnar a un villano a quien le hagan cosquillas todas las reglas? Bueno, espero que mi aporte les guste.

Leer el resto de esta entrada »