Mes: septiembre 2015

La Pequeña Disparo Certero

Posted on Actualizado enn

El espectáculo estaba por terminar. Annie Oakley recorrió un buen tramo de la pista en medio de aplausos. Sonreía, Miss-Annie-Oakley-peerless-wing-shotllevaba el sombrero en su mano y lo extendía hacia la gente y hacía reverencias, pero se la veía concentrada, estaba por realizar el truco más esperado.

Llamó a su perro con un silbido agudo. El animal se dirigió hacia ella y moviendo la cola acarició su mano. Annie lo acarició también y le regaló un bocado de carne que llevaba en su bolsillo. George reconoció entonces el momento en que debía ubicarse en su lugar. Corrió a unos metros de distancia y se detuvo, erguido y confiado.

La multitud aclamaba de pie. Ya habían oído de la proeza. Por eso estaban allí, desde hacía horas, soportando el calor y los payasos, las domas y las corridas del circo de Buffalo Bill. El perro, sin moverse un milímetro, esperaría que su ama le apuntara desde unos cuantos pies de distancia y, cuando le hiciera una señal, dispararía sobre la cabeza, sin inmutarse. ¡Cuánta confianza requería ese acto!, teniendo en cuenta que en los animales el instinto de supervivencia superará seguramente los entrenamientos. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Premio Concurso Fantasías Textuales – El círculo de escritores

Posted on Actualizado enn

Queridos amigos, quiero compartir con ustedes la alegría de este reconocimiento.

premio fantasías textuales - 10-09-2015

Viaje circular

Posted on Actualizado enn

Muchos de nosotros pensamos en un viaje al pasado como una suerte de irrupción en una película que se viene viaje circulardesarrollando, a la que arribamos para ser espectadores de nosotros mismos, y actores al mismo tiempo, capaces de interferir o modificar nuestros propios futuros, incluso abortar nuestro propio nacimiento. Pero qué tal si no fuese así.

Esteban Quirós se estaba preparando para ir a la Ópera. Nunca usaba corbata, salvo en contadas ocasiones como esa. Tenía metido en su película personal que ir a la Ópera sin lucir un atuendo distinguido era como comer un helado sin crema. Su madre lo llevaba de chico, la primera ópera que recordaba era Aída, con sus soberbios trajes egipcios, sus tocados y cetros de oro. Leer el resto de esta entrada »