La Pequeña Disparo Certero

Posted on Actualizado enn

El espectáculo estaba por terminar. Annie Oakley recorrió un buen tramo de la pista en medio de aplausos. Sonreía, Miss-Annie-Oakley-peerless-wing-shotllevaba el sombrero en su mano y lo extendía hacia la gente y hacía reverencias, pero se la veía concentrada, estaba por realizar el truco más esperado.

Llamó a su perro con un silbido agudo. El animal se dirigió hacia ella y moviendo la cola acarició su mano. Annie lo acarició también y le regaló un bocado de carne que llevaba en su bolsillo. George reconoció entonces el momento en que debía ubicarse en su lugar. Corrió a unos metros de distancia y se detuvo, erguido y confiado.

La multitud aclamaba de pie. Ya habían oído de la proeza. Por eso estaban allí, desde hacía horas, soportando el calor y los payasos, las domas y las corridas del circo de Buffalo Bill. El perro, sin moverse un milímetro, esperaría que su ama le apuntara desde unos cuantos pies de distancia y, cuando le hiciera una señal, dispararía sobre la cabeza, sin inmutarse. ¡Cuánta confianza requería ese acto!, teniendo en cuenta que en los animales el instinto de supervivencia superará seguramente los entrenamientos.

Los niños preguntaban a sus padres si el perro no tenía miedo. Las mujeres inquietas se removían en sus asientos. Un tamborileo acompañó los momentos previos y todos comenzaron a hacer silencio.

Una vez que el tamborileo llegó al clímax, Annie miró fijamente al animal, hizo un leve movimiento con su cabeza, vio que George la miraba fijamente y apuntó. El sonido retumbó en los oídos de los concurrentes, pero el perro no se movió. Como si fuera una estatua aguardó a que la manzana saliera despedida, hecha pedazos, en todas direcciones.

Comenzaron a escucharse los aplausos, las risas, la algarabía general. Ruidosos, felices, los espectadores celebraban a la mujer y a su perro.

Entre la gente, había una presencia nunca antes vista. Un indio que con notable impasividad había solicitado ver a esa mujer extraordinaria. Se llamaba Toro Sentado. Con sus trenzas largas y su gesto concentrado. Terminado el espectáculo, miró a la mujer, y miró a su alrededor. No podía creer lo que ella generaba. En su tribu hubiera sido muy útil para cazar búfalos con un disparo certero de flecha. Para su pueblo, ella sería “Little Sure Shot”, Pequeña Tiro Certero.

Annie salió del ruedo seguida por su mascota y alguien se acercó. Le habló al oído por unos momentos y ella puso una expresión entre sorprendida y divertida. Le habían contado de su nuevo nombre.

Caminó hacia la salida, por un instante su mirada se posó en el indio y al cruzar sus miradas sintió una terrible sensación. Desde ese día tomó conciencia de que ella era y sería lo que hacía en ese momento.

Meg

Anuncios

10 comentarios sobre “La Pequeña Disparo Certero

    María escribió:
    27 septiembre, 2015 en 1:46 pm

    Un gran relato. Muy bien narrado. Te metes en él en sólo unas líneas.
    Uun abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    Edgar K. Yera escribió:
    27 septiembre, 2015 en 4:35 pm

    Pequeña tiro fijo, la leyenda. Un relato que nos adentra en la historia real de este icónico personaje del viejo oeste. Excelentemente narrado, en una breve escena nos haces partícipes de la esencia de la mujer que nunca fallaba, un disparo certero, sin duda. Genial, Mirna.
    ¡Abrazo, Compañera!

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      27 septiembre, 2015 en 7:28 pm

      ¡Muchas gracias, Edgar! Tus palabras son siempre alentadoras.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

    PAMPIROLADAS escribió:
    28 septiembre, 2015 en 11:20 pm

    Suena fenomenal el recién estrenado nombre “Little Sure Shot”. Muy bonito el relato. 😉 Saludos. 🙂

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      29 septiembre, 2015 en 12:25 am

      Muchas gracias, el nombre es real, está inspirado en una historia verídica.
      Gracias!

      Me gusta

    Conxita Casamitjana escribió:
    3 octubre, 2015 en 7:31 pm

    Me ha encantado como lo has contado. Está perfectamente ambientado y te sientes un espectador más viendo como esa chica dispara acertando, que gran y valiente perro.
    Felicidades

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      3 octubre, 2015 en 7:33 pm

      Muchas gracias Conxita, me alegra que te haya gustado!

      Me gusta

    Ricardo escribió:
    10 octubre, 2015 en 8:35 am

    Parte de la vida de Annie Oakly, exactamente narras el momento en que se convirtió de ”La Pequeña Disparo Certero”. Es extraño, nunca había oído hablar de ella, pero por la imagen supuse que se trataba de un personaje real. Sé poco de ella, no tengo ni idea si lo que cuentas es ficticio o sucedió. En cualquier caso, la narración es fluida, se lee con sencillez y asistimos al espectáculo con la misma diversión que los presentes.
    Un abrazo, Mirna.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 octubre, 2015 en 5:05 pm

      Hola, Ricardo.
      Gracias por tu comentario.
      Yo me encontré con este personaje justamente a raíz del concurso. Fue una mujer real, trabajó de hecho en el rodeo de Buffalo Bill.
      Lo que narro es cómo imagino yo que pudo haber sucedido. ¡Es cierto que tenía un número con su perro! La participación en el evento de Toro Sentado, no sé si ocurrió así. He leído que quiso conocerla pero desconozco en qué circunstancias lo hizo.
      Un abrazo, Ricardo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s