La casa de papel

Posted on

¡Hola, amigos! Hoy vuelven los retos del Tintero de Oro de David Rubio. Y comenzamos con un reto ¡de película! Sí, es que la propuesta es escribir un micro de hasta 250 palabras inspirados en el título de un filme. Como verán, yo estiré un poco la definición y es que una serie es un filme en capítulos… jajaja Pero les voy a explicar por qué lo hice. Es que cuando leí el reto empecé a preguntarme qué título elegiría y completamente desorientada cambié a la pestaña del google en que estaba Netflix y allí apareció la propuesta del estreno del día: La casa de papel. Me encantó. Pensé que era la respuesta a mi pregunta. No soy supersticiosa, pero lo sentí como una señal. Por eso, no le di muchas vueltas y salió este texto que les dejo a continuación. Espero que les guste.

Microrreto: ¡De cine!

Mi hermano y yo creábamos nuestro mundo a la hora de la siesta. Nos escabullíamos por la puerta de la cocina y nos internábamos en el galponcito del fondo, donde se guardaban cosas viejas. No entendíamos por qué esas cosas eran consideradas inútiles. Nosotros encontrábamos todo útil: libros, carteras, zapatos, retazos de tela, lámparas de kerosene, botones, papel de diario, un sillón con el asiento roto, un espejo.

Con papeles de diario colgados de una soga con broches de ropa, armamos una tienda, una especie de casa, donde fuimos colocando cajas de cartón como muebles y telas como cortinas. Nuestro mundo era liviano, nómada, libre. Dentro de la casa de papel decidimos tomar el té mirando hacia afuera donde había animales salvajes y una selva de escobillones y sombrillas.

Años después, la vida nos distanció. Nos volvimos a reunir recién cuando mi padre enfermó. Semanas más tarde, luego de la muerte de nuestro padre, tuvimos que asistir a la lectura del testamento. Había una lista de cosas que debíamos decidir cómo repartir entre los dos. El escribano leyó la lista completa, luego nos entregó la llave de la casa. Miré a mi hermano y lo llamé a un aparte.

─¿Qué habrá pasado con las cosas del cuartito del fondo?

─No sé. ¿Las habrán tirado?

El siguiente sábado nos encontramos en la casa. Abrimos el cuartito y, para nuestra sorpresa, allí estaba todo: diarios, cajas, broches, telas…

─¿Hacemos una? ─preguntó él.

─Dale. Y que la selva siga estando ahí afuera.

(C) Meg

62 comentarios sobre “La casa de papel

    Ana Piera escribió:
    10 septiembre, 2021 en 11:36 am

    Me encantó! Excelente aporte! Saludos!

    Me gusta

    Carmen Ferro escribió:
    10 septiembre, 2021 en 4:02 pm

    Una ternura de relato, Mirna. Le has sacado provecho al título con ingenio. Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 septiembre, 2021 en 4:27 pm

      Gracias, Carmen. Es un título que da para muchas cosas. Me alegra que te guste. Un abrazo

      Me gusta

    davidrubios escribió:
    10 septiembre, 2021 en 4:05 pm

    ¡Hola, Mirna! Desde luego que las musas disponen, ja, ja, ja… y frente a ellas no caben reglas, así que por mí vale. Un micro precioso, un reencuentro con el pasado en el que emerge esa casa de papel, literalmente de papel, como un refugio en el que recuperar sueños pasados y futuros. Una historia preciosa que contrasta de manera espectacular con el argumento de la serie. Excelente micro! Un fuerte abrazo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 septiembre, 2021 en 4:29 pm

      ¡Hola, David! Las musas pasan volando y hay que saltar y aferrarse a ellas. Me alegra la vuelta del Tintero, eso contribuyó a la motivación. Un abrazo

      Me gusta

        Bruno escribió:
        11 septiembre, 2021 en 3:18 pm

        Hola, Mirna. Un relato a la vez triste y dulce, donde la inocencia es la verdadera protagonista. ¡Qué distinto y amable comparado con la serie de Netflix!
        Un abrazo enorme.

        Me gusta

          mireugen respondido:
          11 septiembre, 2021 en 3:23 pm

          Hola, Bruno. Muchas gracias. Es un relato un poco triste. Quizás hubiera necesitado unas cuantas palabras más, porque no se está notando algo que quise mostrar. Un abrazo grande!

          Me gusta

    Mayte López escribió:
    10 septiembre, 2021 en 4:36 pm

    Qué recuerdos la hora de la siesta, en la que te decían que tenías que dormir y no lo hacíamos y en su lugar imaginábamos juegos que no hicieran mucho ruido. Creo que de alguna manera, todos hemos tenido nuestra casita de papel. Felicidades por tu microrrelato, me ha gustado mucho!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 septiembre, 2021 en 4:40 pm

      ¡Hola, Mayte! Sí, es muy cierto. A mí me pasaba eso. Solo que no tuve hermanos con quienes compartir esos ratos de aburrimiento y creatividad. Yo leía, escribía, recortaba revistas, dibujaba. Le buscaba la vuelta a esa hora en que todo parecía ponerse en puntos suspensivos.
      Me alegra traer esos recuerdos. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    Marta Navarro escribió:
    10 septiembre, 2021 en 7:55 pm

    Precioso cuento, Mirna. Muy dulce.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 septiembre, 2021 en 8:03 pm

      Gracias, Marta! Es el sabor dulce de los recuerdos de infancia. Un abrazo

      Me gusta

    cynthianoeliasoriano escribió:
    10 septiembre, 2021 en 11:25 pm

    Un relato muy bello, que despierta ternura al leerlo.
    Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 septiembre, 2021 en 11:26 pm

      Muchas gracias por pasar por Isla, cynthia. Un saludo

      Me gusta

    perlasnarrativas escribió:
    11 septiembre, 2021 en 3:55 am

    Un bonito cuento, donde los hermanos evocan los recuerdos de su infancia. Que mensaje tan pertinente para las nuevas generaciones. Saludos y gusto estar de nuevo por aquí.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 septiembre, 2021 en 12:49 pm

      Muchas gracias, perlas. Un gusto que pases por aquí. Saludos

      Me gusta

    Josep Ma Panadés escribió:
    11 septiembre, 2021 en 7:43 am

    La imaginación de los niños es increíble. No la deberíamos perder en la edad adulta.
    Un relato muy tierno.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 septiembre, 2021 en 12:55 pm

      Gracias, Josep. Yo creo que la imaginación nos acompaña siempre, pero… o nos falta tiempo, o nos sobran preocupaciones, algo de eso debe pasar. A veces pensamos que ser adultos es ser serios o muy formales y nos limitamos. Siempre debería haber un espacio, aunque sea pequeño, para el recreo. Un abrazo

      Me gusta

    Casagrande escribió:
    11 septiembre, 2021 en 1:52 pm

    Creo que en las casas hay muchos objetos que nos cautivan y capturan por generaciones,

    Nada mejor que los muebles de la casa en donde uno crecio

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 septiembre, 2021 en 2:11 pm

      Sí, los muebles de la casa de la infancia es como que tienen un poco de magia ¿no? Nos remontan a situaciones y recuerdos. Gracias por compartir, casagrande. Un abrazo

      Me gusta

    elcieloyelinfierno escribió:
    11 septiembre, 2021 en 4:57 pm

    Un relato formidable; no solo en su nucleo -la imaginación de “esa casa de papel”- sino también el reencuentro, que desde el dolor transmuta en volver al mejor momento de la vida, la niñez. Un cálido saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 septiembre, 2021 en 5:10 pm

      Muchas gracias, elcieloyelinfierno. Me alegra mucho que te guste. Gracias por pasarte por Isla. Un abrazo

      Me gusta

        elcieloyelinfierno escribió:
        12 septiembre, 2021 en 12:38 am

        No hay porqué. Te lo mereces, sin dudas. Otro de vuelta.

        Me gusta

    Doctor Krapp escribió:
    11 septiembre, 2021 en 6:13 pm

    Un imposible retorno al pasado. La infancia solo es un recuerdo embellecido por la ausencia.
    Un abrazo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 septiembre, 2021 en 6:16 pm

      Muy poético Dr. Krapp. Sí, como muchas cosas del pasado, la infancia se llena de romanticismo. Pero eso no le quita el buen sabor del recuerdo. Un abrazo

      Me gusta

    Idalia H. Payano T. escribió:
    12 septiembre, 2021 en 12:45 am

    Hola Mirna, primero felicitarte por este maravilloso micro, es familiar, tierno, nostálgico, entrañable…,

    Que bien relatas esa complicidad y hermandad entre los hermanos, dando valor a lo que verdaderamente tuvo y tiene para ellos, ese acudir recién el padre enferma y muere y atesorar esos maravillosos momentos y recuerdos vividos juntos. Lo del testamento fue pura formalidad y nada que les fuera a traer conflictos, al menos así lo percibí desde tus letras. Hay más entusiasmo por saber de esos cachibaches supuestamente inservibles, pero que tanto gozo les proporcionaron, y por esos bellos recuerdos, que por todo lo demás.

    Tu micro tiene un potente mensaje Mirna, humano y emotivo por demás. Nos deja ver que “El buen hijo a su casa vuelve”, y ese final, invitando a retomar una parte de su infancia, aunque sólo fuera momentáneamente, sin dudas te quedó hermoso… Gracias por este bello regalo. Te dejo un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      12 septiembre, 2021 en 12:55 am

      Hola, Idalia. Primero debo agradecer tan bellas palabras y tomarte el tiempo para comentar. Has realizado una lectura minuciosa. Lo del testamento no lo desarrollé más porque me pasaba de extensión. Pero hubiera sido un punto interesante que, generado el conflicto se llegara a resolver recuperando el sentimiento que los unía de niños.
      Muchas gracias nuevamente. Te mando un abrazo

      Me gusta

    Isabel Caballero escribió:
    12 septiembre, 2021 en 7:25 am

    Bien escrito y mejor descrito con esa serie de objetos nombrados. El pasado y presente fusionado. Una casa de papel que pese a su material endeble permanece en el recuerdo de los hermanos.
    Me gustó mucho mucho, Mirna.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      12 septiembre, 2021 en 2:34 pm

      Hola, Isabel. Muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Hay momentos en la vida en que recuperar los sentimientos del pasado ayuda. Un abrazo

      Me gusta

    Javier Rodríguez-Morán escribió:
    13 septiembre, 2021 en 3:00 pm

    Me gusta el relato. Me gusta la elección de la voz narrativa en primera persona y único personaje capaz de dar vida a ese universo, donde “la selva sigue ahí fuera” del refugio elaborado con tiras de diario, imagen de la actualidad y realidad efímera e invitación al nomadismo tan bien relatado.
    En resumen me encanta esta oferta literaria de la jaima en el galpón. Gracias por el aporte. Un abrazo y salud

    Me gusta

      mireugen respondido:
      13 septiembre, 2021 en 8:19 pm

      Muchas gracias, Javier. Me alegra que tomaras en cuenta esa frase “la selva sigue ahí fuera”. Creo que es la idea principal del cuento, dejar afuera del vínculo de hermanos todo el salvajismo del exterior y quedarse con lo que refuerza la unión. Ojalá se pudiera siempre. Un abrazo

      Me gusta

    JM Vanjav escribió:
    14 septiembre, 2021 en 8:36 am

    Hola, Mirna. Que buen micro con los dos protagonistas recobrando el espíritu aventurero de su infancia, para mí ahí has clavado la historia 🥂👍🏼
    Al empezar a leer la introducción me pareció ver: ¡Hola, amigos! Hoy vuelven las ratas del Tintero de Oro de David Rubio. Me hizo gracia porque sabía perfectamente que no habrías escrito eso y la vista me la había jugado lo mismo que el puñetero corrector del móvil. Al volver sobre la frase ya vi que eran LOS RETOS; bueno, en cualquier caso, si hubieras puesto ratas yo me habría dado por aludido sintiéndome halagado por ser una rata del Tintero de Oro 😂😂
    Saludos 🖐🏼

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 septiembre, 2021 en 12:48 am

      jajaja cómo voy a decir las ratas!!! y no entiendo por qué te darías por aludido! Sos un caso de diván! Te mando un abrazo

      Me gusta

        JM Vanjav escribió:
        15 septiembre, 2021 en 11:50 am

        Sabía que no podías haber escrito eso, pero la vista me jugó una mala pasada y a la imaginación le faltó tiempo para seguir la partida. Visto metafóricamente somos como ratas de un laboratorio literario, cuando David no pone el reto del mes, y nosotros tratamos de superarlo.
        Por supuesto que no lo tomaba literal ni como insulto y en cuanto lo del diván igual acaba antes con la camisa de fuerza antes el pobre que tuviera que escucharme 😂🖐🏼

        Me gusta

          mireugen respondido:
          15 septiembre, 2021 en 9:09 pm

          jajaja es cierto, somos ratoncitos, habría que escribir un cuento con el Dr. Rubio y su laboratorio… creador de monstruos jajaja

          Le gusta a 1 persona

          JM Vanjav escribió:
          16 septiembre, 2021 en 10:34 am

          Veo que ahora si me entendiste, ya estaba mirando para pedir cita con algún psicólogo y volverlo loco con mis desvaríos 😂🤣🖐🏼

          Le gusta a 1 persona

    Pepe escribió:
    14 septiembre, 2021 en 5:44 pm

    Hola, Mirma. Por fin llego a tu relato. La casa de papel, jajaj, me esperaba cualquier otra cosa, y mira que el título da para muchas. Muy lindo el relato, con su tristeza pero con ese giro que pone su granito de optimismo. Me encanta la narración y cómo llegas a ese punto y transformas a los protas en los niños que todos llevamos dentro.
    Muy bueno!
    Un fuerte abrazo!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 septiembre, 2021 en 12:49 am

      Muchas gracias, Pepe. Me gustó esa vuelta a la ilusión de la infancia. Creo que todos tenemos una casita de papel en un lugarcito del corazón. Un abrazo

      Me gusta

    Pedro Merchán escribió:
    15 septiembre, 2021 en 6:12 am

    Hola,Mirna. Me encantó como al final , a pesar de la distancia, los hermanos siguen unidos gracias a la maravillosa infancia que tuvieron. Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 septiembre, 2021 en 11:11 am

      Gracias, Pedro. Me alegra que te haya gustado el final. Es que creo que en la infancia se crean lazos muy fuertes. Un abrazo

      Me gusta

    Kirke Buscapina escribió:
    15 septiembre, 2021 en 11:04 am

    Me ha encantado esa selva fuera de la casa, junto a las escobas. Es un relato entrañable y escrito con mucha ternura. Genial. Un beso, Mirna.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 septiembre, 2021 en 11:13 am

      Gracias, Paloma. Me ha resultado divertido pensar en esos detalles, imaginar cómo podía recrearse un mundo con cosas viejas. Un beso

      Me gusta

    María Pilar escribió:
    15 septiembre, 2021 en 3:18 pm

    Precioso, Meg. Me ha encantado. No sé si todos los niños, pero mi hermano y yo con un amiguito hacíamos algo parecido en el desván de nuestra casa. ¡Qué tiempos me has traído!
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 septiembre, 2021 en 9:10 pm

      Oh, María Pilar! Qué bueno evocar esos recuerdos. Cuando están allí dormidos y despiertan traen sensaciones hermosas. Un abrazo

      Me gusta

    emerenciaviajeyfotos escribió:
    16 septiembre, 2021 en 10:58 am

    Hola amiga Mirna, ay qué buena lectura tiene tu historia. La frase final “Que la selva se quede fuera” lo dice todo y ya es mucho. Esas casas de papel, pregunto ¿Son fáciles de conseguir?. Un abrazote grande.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      16 septiembre, 2021 en 11:01 am

      Hola, Eme! Me alegra mucho que hayas disfrutado la lectura. Creo que siempre es posible crear una casa de papel. Es muy fácil, verás, solo tienes que tomar un poco de papel de diario, una soga, unos broches… y mucho de la ilusión de la infancia. Un abrazo grande.

      Me gusta

    Carles Leo escribió:
    16 septiembre, 2021 en 3:38 pm

    Hola, Mirna. Cuánta ternura entre tus letras y cuánta añoranza de esos tiempos ya perdidos. Has conseguido despertar los recuerdos del niño que un día fui entre los trastos de un desván que siempre me pareció mágico. Me ha gustado mucho, buen micro.

    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      16 septiembre, 2021 en 10:35 pm

      Qué linda imagen Carles. Me encantan los desvanes. En este micro, el cuartito del fondo cumple justamente esa función. Pero el desván tiene como un poco más de misterio, si se quiere. Me alegra haber despertado esos recuerdos. Un abrazo

      Me gusta

    Macondo escribió:
    19 septiembre, 2021 en 2:26 am

    ¡Qué tierno!
    Me ha encantado.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      19 septiembre, 2021 en 12:47 pm

      Muchas gracias, macondo! Me alegra. Un abrazo

      Me gusta

    Miguel Pina escribió:
    23 septiembre, 2021 en 3:59 pm

    ¡Qué gusto da leer un texto tan cuidado y tan bien escrito! Felicitaciones Mirna. Nunca habría imaginado que la serie ‘La casa de papel’ se hubiera transformado en un texto donde lo cotidiano se hace extraordinario.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      23 septiembre, 2021 en 9:46 pm

      Muchas gracias, Miguel. La casa de papel da para muchas vertientes. Yo encontré esta que es una mezcla de realidad y fantasía. ¿Quién no tuvo un rinconcito de la casa para inventar historias o situaciones? Un abrazo

      Me gusta

    franmoroz escribió:
    29 septiembre, 2021 en 7:55 am

    ¡Que bueno! los recuerdos de niñez permanecen latentes en estos dos hermanos y el reencuentro aviva su hermandad y su inocente fantasía. “Y que la selva permanezca allá afuera”
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      29 septiembre, 2021 en 9:29 pm

      Gracias, Francisco. Muchos hermanos se sentirán reflejados. Un abrazo

      Me gusta

    isan escribió:
    4 octubre, 2021 en 12:18 pm

    Hola, Mirna. De entrada confieso que de La Casa de Papel únicamente conozco que es una serie de televisión con mucho éxito, pero ni siquiera sé de qué va. No veo series y poca TV. Este relato tiene la añoranza a mi modo de entender del Peter Pan que todos llevamos dentro, el regreso a la casa materna reviviendo la infancia feliz. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      6 octubre, 2021 en 1:32 am

      Hola, Isan. La casa de papel es una serie que plantea una reacción a un problema social y económico de fondo. En esta casa de papel la idea es oponer a los intereses económicos una historia de vida que supere los egoísmos. Muchas gracias por comentar. Un abrazo

      Me gusta

    Mery escribió:
    6 octubre, 2021 en 1:06 am

    Hola Mirna, un relato lleno de nostalgia. Que bueno que se hayan animado a hacer la casita de nuevo, muy bonito. ¡Éxitos y bendiciones!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      6 octubre, 2021 en 1:36 am

      Muchas gracias, Mery. Al parecer, hicieron la casita y recuperaron algo muy precioso, su hermandad. Un abrazo

      Me gusta

    Mik Way .T escribió:
    6 octubre, 2021 en 5:31 pm

    Hola Mirna, excelente micro, sensibilidad a flor de piel, que desde el primer momento te atrapa. Me encanta la complicidad entre los hermanos, y ese refugio que, aunque sigue siendo de papel, es capaz de aislarlos de la jungla que lo rodea, muy logrado el reto. Saludos, un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      6 octubre, 2021 en 9:36 pm

      Muchas gracias, Mik. Creo que la complicidad de niños es un material precioso. A veces no alcanza para evitar esa jungla del exterior. Pero es capaz de amortiguar un poco el salvajismo.
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s