nota periodística

Fake news del futuro – 2032 Odisea del ciberespacio

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Un nuevo reto de El tintero de Oro de David Rubios. En esta ocasión, nos propone redactar un artículo del periódico ¡del año 2031! Una idea que nos pone a pensar en un futuro no tan lejano. ¿Qué podemos vaticinar sobre este futuro que está ahí nomás, a la vuelta de la esquina? Veamos… A mí se me ocurrió que la burocracia no nos dejará en paz en el futuro. Cuando lean el artículo van a ver. Espero que les guste.

Imagen de Internet

Queridos lectores, una vez más, los gobiernos encontraron otra forma de enredarnos en su fútil burocracia. El caso es que el Consejo de los 7 grandes decretó para este 2032 que se exigirá una clave electrónica, para acceder a las redes. Sí, señora y señor. Así como lo leen. Ahora para poder googlear: “remedios caseros contra la halitosis”, usted deberá obtener su permiso.

Muchos imaginan que es un simple trámite de alta de usuario. Pues, no. En pleno 2032, con los avances en fibra láser y conducción líquida de electrones, para obtener la habilitación habrá que registrarse personalmente en el municipio de su zona. En poco más de cinco minutos, un funcionario vinculará a su documento de identidad electrónico (DIE), una dirección IP propia e intransferible.

¡Imaginen las familias en las que hay varios niños! ¿Quién entra a la red y quién sale? Todo un engorro en el que los padres tendrán que terciar para que el gobierno cumpla con su sacrosanta misión de prevenir el terrorismo y otros delitos.

¡La policía informática estará de parabienes! Tendrán millones de alertas para monitorear. ¿Imaginan entrar en una página de sexo virtual? No se les ocurra. ¿En una página sobre armas? Ni hablar. ¿Buscar información sobre cómo hacer una bomba casera? No se los recomiendo. Lo que sí les recomiendo a nuestros señores ideólogos de la seguridad, es que desarrollen algún algoritmo para detectar falsas alarmas, porque se les van a llenar las comisarías con adolescentes transgresores y los malhechores, bien, gracias.

(C) Meg