Los refranes de mi vida

Posted on

Convocatoria de Julia C.

Cuando me enteré de esta iniciativa me alegré mucho. Crecí en una familia donde los refranes son pan de todos los días. Particularmente fue mi abuela quien más nutrió mi vida de ese conocimiento popular. Y con esta convocatoria su recuerdo se me hace más presente.

Muchos de los refranes que ella traía a cuento tenían que ver con una filosofía de vida. Por ejemplo: “a mal tiempo buena cara” o el célebre “siempre que llovió, paró”.  Por otro lado “al que madruga Dios lo ayuda” era el caballito de batalla de las mañanas en que me costaba mucho levantarme para ir al colegio. Y a fuerza de ser sincera tengo que reconocer que algunas veces me tocaba recibir el “a capricho, capricho y medio” cuando no aflojaba con alguna demanda infantil.

Es innegable que el pueblo resume largos debates y meditaciones internos con estas frases. Pareciera que todo es más simple, más alcanzable, con ellas. Al igual que un estribillo, son pegadizas y de fácil memorización. Todo lo necesario para penetrar en nuestros hábitos mentales e instalarse como ese conocimiento que perdura en el tiempo de generación en generación.

Alguna vez me he detenido a pensar en la contradicción de algunos. “Al que madruga Dios lo ayuda” se contrapone a “no por mucho madrugar amanece más temprano”.  Pero esas son cuestiones que les dejo para pensar. A veces es cuestión de ser un poco flexibles.

A punto de entrar en mi año 50 de vida, no puedo dejar de rescatar: “lo mejor está por venir”.

Meg 20-04-16

 

 

Anuncios

Cartas imperfectas

Posted on

Rescate

Iba recorriendo horas de penurias. No caminaba por cornisas, tampoco cruzaba semáforos en rojo. Fue como si me hubiera despertado con quince años, habiéndome dormido con cincuenta. El mundo se abría delante de mí como una caja mágica, llena de secretos, siempre cambiante y con la novedad y la incomodidad que produce todo lo nuevo. También había una intensa sensación de descubrimiento. Un anhelo de aventura como el olor a libro nuevo. Pero no estaba ajena al miedo. Las inseguridades del terreno inexplorado me trabajaban por dentro. Leer el resto de esta entrada »

Vampiro

Posted on Actualizado enn

Me convertí en adicta a la sangre,

Tú, sangre,

tu influjo reflujo fluido.

Rezo a la luna a cada instante.

Te busco en cada gota de la lluvia ardiente,

en cada ronquido de grillo seco. Leer el resto de esta entrada »

El yuyo

Posted on Actualizado enn

Estaba regando el jardín

Me gusta que las plantas luzcan toda su belleza empetalada

De rojos, azules, amarillos y turquesas

Miré hacia el rincón

Detrás de los helechos, un yuyo amenazaba con sus hojas crespas Leer el resto de esta entrada »

El planeta Marte

Posted on Actualizado enn

Miró el reloj en su muñeca. No era la hora que se suponía. Luego miró el GPS. Marcaba un lugar que no era el que debía ser.

Sacudió la cabeza y se refregó los ojos. Sería que estaba soñando… Lo último que recordaba era que había llegado a su casa, en la Avenida San Juan, y después de un largo rodeo por la manifestación en contra de los parquímetros, había llegado a la puerta del edificio, subido las escaleras, porque el ascensor estaba trabado en algún piso y entrado a su departamento. Leer el resto de esta entrada »

El reflejo

Posted on

Abriste la ventana. La claridad de un reflejo se introdujo en la alcoba. Se escuchaban sonidos lejanos. Un rumor de campo bajo una enorme luna. Y el fresco que se hizo calofrío, dejando que la piel se estremeciera con premonición de verano.

Pequeñas luces titilando en el pasto, espejo de un cielo de laguna y grillos. Tus brazos me rodearon, tu aura de sueños me envolvió hasta sentir perfumados los ojos y las manos.

Nos amamos lentamente. Nos brindamos en una marea de gustos y sentidos. Y allá afuera, ese reflejo que se colaba fue dibujando contornos imposibles.

Los grillos durmieron tarde esa noche. La laguna exhalaba en burbujas su respiración entrecortada.

Y con la modorra del cielo, la viajera nocturna se fue acurrucando en el horizonte, para descansar sus ojos de miel y sus pies de azúcar.

Meg

18-03-16