Isla de los Vientos (novela)

Isla de los Vientos – Capítulo XIX

Posted on Actualizado enn

La isla maldita

Parecía que lo peor ya había pasado, el ajetreo del mar y el viento habían cedido, pero François sabía qué era lo que se avecinaba. Estaban en esa isla maldita y la intención de Villafranca era hacer a pie juntillas lo que le había dicho el curandero, evidentemente. ¡No podía ser que pusiera en peligro a su tripulación! Esta vez sí que se había extralimitado. No lo permitiría. Las imágenes de lo ocurrido volvían a su memoria, tantos hombres que se perdieron luego de aquella incursión. Ni siquiera habían logrado descubrir cuál había sido el motivo para tantas muertes repentinas. Y si no hubiera sido porque llegaron algunos vivos, los hubieran acusado a ellos de perpetrarlas. Al principio se habían hecho a la idea de que había sido alguna especie de peste que se pescaron de algún barco negrero. Pero nadie había sufrido las típicas dolencias de la peste. Finalmente hubo quienes arriesgaron algún tipo de maleficio, sin embargo, el secreto de su estada en la isla había quedado resguardado porque el estado en que se encontraban no les permitía hilvanar ideas para relatar lo acontecido. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XVIII

Posted on Actualizado enn

Una nueva despedida

Villafranca ya hacía tiempo que iba y venía por aguas españolas y francesas como si anduviera por su casa y en calzas. Sus negocios habían sido todo lo prósperos que le habían prometido, sin lugar a dudas. Ahora había mejorado su aspecto, a pesar de andar con esa pestilencia típica encima, que lo identificaba de lejos como negrero.

Se veía bien en su exterior. Su interior seguía siendo un nido de ratas. Cruzaba el Atlántico con tal tranquilidad como si fuera el dueño de las aguas. Hablaba con un francés con la misma soltura que con un español y nadie tenía nada que recriminarle. Las cosas entre España y Francia estaban mejorando y él era prueba de ello. Ya había quedado atrás la disputa por los territorios de Santo Domingo, si bien habían perdido casi la mitad de la isla, pese a tener un rey indolente, impúber, con unos validos que daban calambre, las cosas marchaban de alguna manera más pacíficamente. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XVII

Posted on Actualizado enn

Vivir sin el amor

Esperanza y Fernando venían de pasar unos meses en España. Allí habían viajado luego de su boda, que había resultado de las más concurridas de Santo Domingo. El cura que los casó, el padre Romualdo, no dejaba de admirar a la novia, tal era la belleza que ofrecía a la vista con su traje celeste cielo bordado con piedras y perlas.

Las semanas habían pasado rápidamente. Recorrieron la costa del Mediterráneo y algunas ciudades en las que tenían familia. Europa era sin dudas otro mundo, coexistían en él la audacia de algunas construcciones con la delicadeza de los paisajes, la intrincada red de calles y la calma de los arroyos, lo estruendoso de las ferias y lo sublime de las montañas. De allí venían con los deseos de que el nuevo mundo se pareciera más al viejo. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XVI

Posted on Actualizado enn

La visión nublada

La Tortue era ruidosa. Su puerto albergaba todo tipo de navíos, y gentes de todos los colores cruzaban el puerto entre las naos y las tabernas. Se podían escuchar distintos acentos, sin dudas no había fronteras para el pillaje y las fullerías. Sin embargo, la Hermandad que reinaba en esos parajes hacía pensar en que algún tipo de orden era posible fuera del orden. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XV

Posted on Actualizado enn

Mentiras que cuestan

Villafranca llegó esa misma tarde a la posada de la bruja, con la esperanza de que aliviara esa profunda desilusión que sentía. Era una desilusión doble, por un lado ver a la mujer que amaba embarcada en una nueva vida, ajena a su sufrimiento y aparentemente satisfecha con su futuro, lo entristecía; por otro, el no haberse atrevido a indagar en las razones o sentimientos de ella lo tenía enojado consigo mismo. Nunca había sido cobarde, no le temía a la verdad, sin embargo fue más fuerte la sensación de que su intromisión en la vida de Esperanza en esas circunstancias solo le traería más sufrimientos a ella y él no deseaba eso. Ni siquiera fue el verla con alguien a quien él estimaba, no era tan altruista en realidad, solo que ella parecía estar conforme y evaluó que sus posibilidades eran demasiado pocas… Fue su pesimismo lo que lo detuvo, un convencimiento a priori de que llevaba las de perder. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XIV

Posted on Actualizado enn

Palabras pendientes

La tarde venía cayendo sobre las caobas acaloradas, sus pequeñas flores traslúcidas tomaban los rayos del sol y los convertían en estrellas. Villafranca se dirigía hacia La Jagua, el lugar donde le habían indicado que encontraría a Esperanza. Había tenido que sobornar a un criado de Don José para que le revelara su paradero, pero no le importaba el dinero que le había costado; esos seis escudos, que representaban la paga del criado durante dos años, bien lo valían. Su pecho alborotado no toleraba ya más la lentitud del camino que, pese a no oponer demasiadas resistencias se mostraba ensortijado por momentos. Su caballo había protestado por la marcha incesante y había tenido que detenerse junto a los manglares del río para darle un respiro. Ella estaría en su casa, con los preparativos para la boda, ¿qué haría que no lo echara? Tal vez la nota que le enviara no le hubiera llegado o su respuesta se hubiera perdido. Él había emprendido la marcha con la certeza de que la falta de respuesta no era un no. Ahora se decía que eso era más que un no, era un no me interesa, un ya no pienso en tu existencia. Habían pasado meses desde la vez en que se distanciaran. ¿Cómo no podía ver lo que estaba haciendo su padre? ¿Qué pensamiento obstinado le hacía preferir la mentira a la verdad? Su actitud seguía demostrando que ella no confiaba plenamente en él, que no estaba dispuesta a enfrentar a sus padres ni siquiera por él. Leer el resto de esta entrada »

Isla de los Vientos – Capítulo XIII

Posted on Actualizado enn

El nuevo camino

 

Villafranca comenzó a llevar la vida que Don José tenía prevista para él. Lejos de Esperanza nuevamente, ahora por obra y gracia de su astucia, se había convertido en el ejecutor perfecto para sus planes. No se arriesgaría aún a volver con los desertores del mar, todavía guardaría esperanzas de volver con su hija. Y conforme pasara el tiempo los piratas ya no lo mirarían con confianza, estaba a su merced. Sobre Villafranca recayó la delicada tarea de tratar con los contrabandistas que lo surtían de todo aquello que la Corona les negaba en territorio español, si algo se llegaba a saber en la colonia, Don José podría decir que Villafranca obraba a sus espaldas y sacaba provecho de su buena voluntad, ya que los contactos se hacían durante las travesías de la nave, en altamar, y Don José en ningún momento era quien daba las instrucciones, todo se manejaba a través de su capitán. Por otro lado, una vez llegado al puerto, nadie sabía cuál era el destino de los carros que llevaban la mercancía y que partían antes de que Don José se presentara a recibir la nao. No tenía necesidad de controlar los envíos, Villafranca le sería leal por el solo hecho de seguir cautivo de su hija. Leer el resto de esta entrada »