El personaje – XVI

Posted on Actualizado enn

¿Qué pasa si el autor se abandona a los deseos del personaje? ¿Se puede confiar en el personaje? ¿No será una locura? Veamos qué dice este sujeto que no para de meterse en problemas.

El personaje llevaba la iniciativa y el autor, confiando cada vez más en él, se dejaba guiar. Pero se seguían comunicando con postales que se dejaban en lugares visibles. Podrían haberse encontrado y compartido alguna parte del viaje, pero era más entretenido hacer de cuentas que no sabían el uno del otro. De esa forma, se podían sorprender y eso mejoraba la diversión. Como cuando se vieron enfrentados por un pleito entre pandillas que competían por medio de grafitis. Si no luchaban, no podrían seguir su camino. En ese momento, el autor aprovechó para una pequeña venganza contra ese personaje rebelde y obstinado. ¡Qué satisfacción dibujarlo en la pared con cara diablo, unos cuernos gigantes y un tridente en la mano!

Un par de veces se perdieron. No tenían la menor idea de donde estaba el otro. El autor tuvo que organizar una búsqueda con sabuesos. Para rastrearlo les hizo olfatear la tinta de su birome. Los canes encontraron al personaje visitando a la chica del kiosco. Y cuando este los vio llegar, les cerró la puerta en la cara para preservar su intimidad.

Cuando fue el autor el perdido, el personaje siguió su pista como si recorriera un gran juego de la oca. Lo pudo hallar en un lugar oculto en el que el escritor había encontrado un raro tesoro: una playa paradisíaca a pleno sol en medio de una zona helada.

El viaje se estaba haciendo tan estimulante que casi no dormían. Y cuando lo hacían, era para dejarse llevar por el tren hacia algún nuevo destino. Hasta que, en una de esas ocasiones en que se perdieron, no se reencontraron. El personaje desapareció sin dejar rastros y el escritor, después de buscarlo en vano, comenzó a sentir miedo a quedar atrapado allí dentro. Presa de la incertidumbre, un poco decepcionado y aturdido, el autor saltó al exterior del libro pensando en si debía usar su arma.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s