El personaje – XII

Posted on

Un momento de pura tensión en la historia. Por fin se supo qué contenía la carta. ¿Será suficiente ahora?

¡No seas boludo! ¡Vos podés lograrlo! ¡Saltá! Las mismas palabras de la carta, esas palabras algo bruscas, conocidas y atesoradas, sonaron en los oídos de Claus-Shadow, un momento antes de que el tren pasara con toda su fuerza arrolladora.

El escritor quedó en un trance. Los segundos que demoró el paso del tren se hicieron eternos. No veía a su personaje, no sabía si su grito lo había hecho reaccionar a tiempo. El tren continuaba su andar de bólido inconsciente. La sangre, tumultuosa, le recorría las venas a tropezones. El corazón palpitaba con fuerza. La mente se preguntaba si ese sería el final de su personaje, un final sobre el que había perdido el control, el poder, al que solo había llegado por un acto de arrojo e insensatez.

¿Cómo podían terminar las cosas así? Tantas cosas se podrían haber hecho. Si hubiera estado más atento a las necesidades del personaje… Si no lo hubiera encasillado. Si hubiera incorporado un antagonista interesante… Si le hubiera hecho vivir una historia de amor…

Y el tren seguía pasando, pesado e imparable.

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s