Donde menos lo esperas

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! En esta nueva temporada de El tintero de oro de David Rubio, iniciamos con un relato de lo más escalofriante. Nos ponemos en la piel de un psicópata y veremos qué se trae. Los dejo con el relato.

Todo da igual, la mayoría de la gente no entiende el mundo. Yo sí, lo tengo muy claro, así fue desde siempre, desde que era un niño y no permitía que nadie me quitara mis juguetes ni me los pidiera prestados. La única forma de conseguir lo que querés es olvidarte de esas mojigaterías que te enseñan por ahí los estúpidos bienintencionados de siempre. ¿Querés algo? Tomalo. ¿Qué te lo impide? ¿Te vas a preocupar porque alguien más no lo puede tener? ¿Para qué me voy a hacer cargo de la felicidad de nadie? ¿Alguien se hace cargo de la mía? Además, ¿se vive de esa felicidad de vainilla que vuelve a todo el mundo una oveja temerosa? ¿Sirve de algo tener sueños de felicidad? Los pies en la tierra, bien en la tierra. ¡Que se arremanguen, como lo tuve que hacer yo! Y si no les va bien, ¿yo qué culpa tengo? ¿A ver si alguna vez voy a tener que ponerle una alfombra a los pies de alguien para que consiga todo lo que nadie me regaló? Que si nos ponemos a hacer un recuento de cosas buenas y malas, yo tengo una lista enorme de experiencias que se inclinan hacia las malas. Pero por eso no me voy a poner en víctima, al contrario, sé que para vivir tengo que ponerme el traje de lobo feroz y hacerme cargo de lo que no le gusta hacer a nadie. Ahora tengo que despachar a un oponente. Qué más da. Él solo se lo buscó. Venir a enfrentarme a mí… Un suspiro y listo, lo saco del juego y, de paso, se me abren las puertas a unos dinerillos que necesito para seguir con mi vida tranquila. Porque a mí también me gusta tener una vida apacible, como cualquiera. Me gusta el licor, me gusta el sexo, un esnifado para ponerme pila y me gusta tomar un buen café importado junto a la chimenea. ¿Para qué es la vida, si no? No entiendo a los que se la pasan sufriendo. Ni que haciendo de mártires se ganaran “la grande”. Miren a mi vecino de abajo. El muy idiota perdió su trabajo y, en lugar de vengarse, se fue a ofrecer para un puesto de menor categoría. ¿Me quieren decir cuál es la categoría que está por debajo de un cadete? El muy idiota sigue esperando que se caigan unas migajas, unas sobras del sistema. Que ¿quién sabe qué es o quién es el sistema? Es muy fácil, el sistema es uno mismo. El sistema es tu voz interior que te hace seguir siendo una persona bien comportada, adaptada y todas esas chorradas que dicen sobre la convivencia en sociedad. Me la paso por el culo a la sociedad. Ella no me gusta y yo no le gusto a ella. Los dos sabemos que solo nos toleramos como en un matrimonio por interés. Por eso nuestra relación es tan buena, no tenemos que fingir. Yo no la soporto y encontré la forma de burlarla. Ella se burla de mí, a veces, pero voy con ventaja, no le temo a nada, no hay quien pueda conmigo. Como cuando terminé con mi pareja. Fue un corte duro y definitivo, pero no me privé de hacerle pasar algunos días de martirio, solo una pequeña compensación a tanto aburrimiento. Además, era estrictamente necesario para definir la situación. Si podía soportar el sufrimiento, someterse a la tortura psíquica, entonces ya no me servía. Odio a la gente que padece pasivamente el sufrimiento, a los estoicos y condescendientes, a los tolerantes y pacientes. Me revuelven el estómago, me producen rechazo. ¿Qué sería de nosotros si todo el mundo fuera así? El mundo se detendría, no habría impulso. A cada acción, corresponde una reacción, y, si no la hay todo se para. Por eso, cuando detecto esas señales, siento la obligación moral de acabar con ellos. Por el bien del mundo, por la salud de la Humanidad. ¿O me van a decir que le aportan algo a la sociedad? Pura estupidez, le aportan. Pura ñoñería. Y cuando me llegue el turno de estar en esa situación, solo pido tener un arma cerca para acabar con mi propia imbecilidad. Porque yo sí que valgo, yo sí que aporto y construyo para el futuro. Y quien no lo vea no merece ver el sol. Ahora me voy a seguir con lo mío, porque de tanto pensar ya me estoy pareciendo al inútil de mi asesor. A ese, en cualquier momento lo despacho. Pero aún no, todavía es un idiota útil y sé que me aconseja bien, porque él entiende a los inútiles que esperan que yo sonría y haga promesas. Luego vendrá la cosecha. Se aproximan las elecciones y no hay tiempo que perder. Porque donde menos lo esperas, hay una oportunidad de prevalecer.

(C) Meg

42 comentarios sobre “Donde menos lo esperas

    davidrubios escribió:
    9 octubre, 2020 en 7:01 pm

    ¡Gracias, Mirna, por participar con este relato en esta edición del concurso dedicado a Jim Thompson! Acuérdate de dejar el enlace en los comentarios de la entrada que abre la convocatoria. Un fuerte abrazo y suerte!!

    Me gusta

    Isabel Caballero escribió:
    10 octubre, 2020 en 7:23 am

    Hola Mirna. Has escrito un soliloquio intenso, donde la voz interior cuestiona y hace una crítica mordaz sobre determinados aspectos de “los demás” justificando continuamente sus propias convicciones. Con sus propias palabras “se pasa por el culo a la sociedad” y actúa por “el bien del mundo y la salud de la humanidad”
    Tremendo personaje psicópata al que le has sabido sacar rédito narrativo.
    Muy bien, Mirna.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 octubre, 2020 en 3:33 pm

      Muchas gracias, Isabel. Fue un ejercicio difícil y tuve que recurrir a definiciones de psicopatía para ayudarme.
      Un abrazo

      Me gusta

    Carmen Ferro escribió:
    10 octubre, 2020 en 8:19 am

    Hola, Mirna. El soliloquio mental de un sociópata. Un político trepa que lo único que le interesa es «cosechar» para prevalecer en el poder. Desafortunadamente abundan.
    Me gusta el fondo de la historia, y la forma es un texto denso, sin el respiro de un punto y a parte. Un recurso que plasma la sensación del raca raca mental del sujeto narrador.
    Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 octubre, 2020 en 3:35 pm

      Hola, Carmen. Qué gusto que pases por isla… Desafortunadamente, hay psicópatas con los que convivimos y no descollan como algunos famosos. Un abrazo

      Me gusta

    Marta Navarro escribió:
    10 octubre, 2020 en 10:53 am

    Hola, Mirna. Un monólogo interior que esconde una crítica social tremenda como también hace la novela de Thompson. Muy buen personaje. Felicidades y mucha suerte en el Tintero.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 octubre, 2020 en 3:37 pm

      Hola, Marta. Me alegra que te guste el personaje. Fue difícil, no sé si logré esa cuestión de hacerlo medio border, es decir que por momentos parezca normal y por momentos muestre su psicopatía. Eso es lo que intenté.
      Un abrazo

      Me gusta

    juana medina escribió:
    10 octubre, 2020 en 3:10 pm

    Hola Mirna, creo que tenemos una idea parecida sobre los políticos en general. Un monólogo excelente, sin respiro. No sea que al respirar. al personaje le pase algo distinto. Perfecto. Mucha suerte. y un abrazo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      10 octubre, 2020 en 3:38 pm

      Hola, Juana. Muchas gracias por visitar Isla… Me alegra que te guste. Aunque he de decir que no pienso que todos los políticos sean iguales. O, mejor dicho, espero que no sea así. Un abrazo

      Me gusta

    María José Gómez Fernández escribió:
    11 octubre, 2020 en 5:21 pm

    Uno de mis favoritos, Mirna! Enhorabuena! Saludos!

    Me gusta

    Estrella Amaranto escribió:
    11 octubre, 2020 en 7:09 pm

    ¡Hola, estimada Mirna!
    Me parece muy encomiable tu trabajo previo de documentación en el campo de la psicología, algo que se agradece como lectores de tu estupenda historia y además viene bien reflejado a la hora de plantearnos esta hipnótica trama por medio de un gran soliloquio, donde las reiteraciones mentales y la justificación de conductas plenas de egoísmo y maldad, fortalecen la coherencia del relato.
    ¡Enhorabuena! y mucha suerte.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      11 octubre, 2020 en 7:39 pm

      Muchas gracias, Estrella. Investigar es parte de la tarea y se disfruta mucho. Ojalá que haya servido. Un abrazo

      Me gusta

    Pepe escribió:
    12 octubre, 2020 en 6:59 pm

    El sistema somos nosotros mismo, esa frase me ha encantado, entre muchas otras. Un monólogo interno espeluznante. Pero cargado de razón. Dicen, o eso leí que dicen los que entienden del tema, que las grandes historias tienen el trasfondo de la venganza, (Moby Dick, El Conde de Montecristo, Hamlet…), pero también es un tema con el que hay que ir con cuidado; porque una simple ofensa puede ser motivo de venganza y claro, al final ni el apuntador, ja, ja, ja. En fin, que me ha gustado mucho, muy bueno e hipnótico, Mirna.
    Mucha suerte y un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      12 octubre, 2020 en 7:26 pm

      Muchas gracias, Pepe! Este personaje es tan narcisista y omnipotente que se cree el dueño de la verdad.
      Te mando un abrazo

      Me gusta

    franmoroz escribió:
    13 octubre, 2020 en 7:33 am

    Menudo soliloquio se ha marcado el personaje, creo que para convencerse así mismo de las bondades de su manera de proceder; prescindiendo del sistema, del prójimo, y poniendo en valor el egolatrismo exacerbado del «Únicamente yo»
    Dicen que el principio de la locura es hablar con uno mismo y este, con lo que expresa ya nos da una pista de que le patinan las neuronas haciéndolo peligroso.
    Estupendo relato.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      13 octubre, 2020 en 11:12 am

      Muchas gracias, Francisco. Tenés razón, esto de hablar consigo mismo puede ser síntoma de locura, una gota más en el vaso de la locura que va demostrando.
      Un abrazo

      Me gusta

    mensajedearecibo escribió:
    14 octubre, 2020 en 10:40 am

    Vaya Meg. Desde luego, tu personaje es un lobo en medio de un rebaño de ovejas. Has desarrollado el diálogo interior de este personaje egoísta con auténtica maestría, contándonos de paso, en pocas líneas, cómo fue su infancia, el origen de este mal que pulula entre nosotros.
    Te deso lo mejor en el concurso. Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      14 octubre, 2020 en 11:27 am

      Hola, Bruno. Muchas gracias. Aprecio mucho tus palabras. Ha sido un gran desafío el que nos puso David. Un abrazo

      Me gusta

    Patxi Hinojosa Luján escribió:
    15 octubre, 2020 en 3:09 pm

    Hola, Mirna. Tremendo soliloquio que has apoyado en gran parte en preguntas que (se) hace un protagonista que encaja a la perfección en la premisa de la convocatoria. Mi felicitación por tan complejo trabajo.
    Te envío un fuerte abrazo junto al deseo de mucha suerte en «El Tintero».

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 octubre, 2020 en 10:59 pm

      Muchas gracias, Patxi. ¿Quién sabe qué pasa por la mente de un personaje así? Es una incógnita que prefiero no averiguar jaja.
      Un abrazo

      Me gusta

    Isan Bairu escribió:
    15 octubre, 2020 en 4:38 pm

    Hola, Mirna. Vaya cómo se ha explayado el pito. No ha dejado tema sin tocar cabeza sin arrancar y él y solo él es el universo de su vida. Has, no dibujado, sino hecho un análisis completo de un miserable. Buen relato.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 octubre, 2020 en 11:02 pm

      Muchas gracias, Isan. Sí, quizás piensa demasiado. Imaginé una mente que se la pasa rumiando cosas.
      Un abrazo

      Me gusta

    yessykan escribió:
    15 octubre, 2020 en 7:19 pm

    Hola, Mirna!
    ¡Me encanta!
    Un relato asombroso, espeluznante, con un psicópata falto de empatía, que le importa un bledo las normas sociales, que siente desprecio por la ley y la tendencia a disfrutar victimizando a otros.
    Saludo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      15 octubre, 2020 en 11:03 pm

      Muchas gracias Yessy!!! Me alegra que te haya gustado. Un personaje odioso ¿verdad? más aún cuando anda por la vida disfrazado.
      Un abrazo

      Me gusta

    JM Vanjav escribió:
    16 octubre, 2020 en 5:33 am

    Y yo que creía que era el único que así pensaba. No, si al final, en lo más profundo de nuestro Ser, ahí donde el bien y el mal no tienen ni cabida o sentido alguno, habita nuestro particular psicópata.

    Saludos 🖐

    Me gusta

    paola panzieri escribió:
    16 octubre, 2020 en 12:39 pm

    Muy interesante ese monólogo y muy trabajado
    Una crítica social hacia la vida que llevamos.
    Abrazos y suerte

    Me gusta

      mireugen respondido:
      16 octubre, 2020 en 9:35 pm

      Muchas gracias, Paola. Me alegra que te haya gustado. Gracias por pasarte por isla.
      Un abrazo

      Me gusta

    Carles Leo escribió:
    17 octubre, 2020 en 4:56 pm

    Hola Mirna, un monólogo interior impactante. El protagonista atrapado por la realidad que lo circunda, busca un mundo más afín a su sentir si es necesario por medio de la violencia y la manipulación. Me ha gustado.

    Suerte en El Tintero. Un saludo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      17 octubre, 2020 en 7:48 pm

      Muchas gracias, Carles. Un gusto que pases por Isla. Un saludo

      Me gusta

    Araceli escribió:
    18 octubre, 2020 en 5:14 pm

    Hola Mirna, tu psicópata es inquietante para mí porque me parece alguien extremadamente común en la sociedad. Un personaje como lo describes cree en el exito individual por encima de todo. En el mundo empresarial, las finanzas y la política abundan los individuos con una mentalidad muy parecida, y me atrevería a decir que de hecho estamos rodeados de ellos.
    Enhorabuena por ese impresionante monólogo interior.
    Un abrazo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      18 octubre, 2020 en 5:52 pm

      Hola, Araceli. Justamente este sería un poco border, de esos que aparentan normalidad, por eso mismo son los más peligrosos, porque tras una fachada social hacen todo solo para sí mismos sin importar quien salga perjudicado. Gracias por dejar tu comentario. Un abrazo

      Me gusta

    Alfredo Luqueno escribió:
    19 octubre, 2020 en 11:20 pm

    Saludos Mirna
    Primero quiero comentarte acerca de la estructura de tu relato: elegiste un monólogo interno y lo escribiste en un solo párrafo. Se ha dicho que lo mas cercano a un monólogo interno real es el Ulises en el último capítulo,
    Tu protagonista tiene la convicción de que sus acciones son necesarias sin importar si están dentro de lo socialmente aceptado o no. De hecho, ve a las personas con sentido utilitaria y decide no matar a alguien porque todavía le es útil. Es interesante la introducción a la parte mental de un psicópata, a saber si así piensan, a mi me convence.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      19 octubre, 2020 en 11:27 pm

      Muchas gracias, Alfredo. No tuve la suerte de leer el Ulises, de Joyce. Es un tema pendiente para mí, lo tengo presente. En cuanto a si es convincente o no, la verdad es que me he jugado por ciertas ideas, sin saber si realmente piensan así. Si el resultado es aceptable, me doy por satisfecha. Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo

      Me gusta

    Carla Guerrero escribió:
    20 octubre, 2020 en 1:09 pm

    Hola, Mirna, me ha llamado la atención como han comentado antes, el planteamiento sin pausa y la cantidad de preguntas. Creo que son elementos clave que hacen que se desarrolle el relato y nos adentre en la psiquis enferma del personaje de una forma atrayente. Por la salud del asesor esperemos que le siga aportando buenas ideas, que es de momento lo que lo mantiene con vida, estando al lado de semejante pieza. Muy buena historia.
    Un abrazo fuerte.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      20 octubre, 2020 en 9:25 pm

      Muchas gracias, Carla. Sí, esperemos que el asesor se libre de alguna manera de ese ser inescrupuloso y siniestro. Muchas gracias por dejar tu huella en Isla. Un abrazo

      Me gusta

    María Pilar escribió:
    20 octubre, 2020 en 7:35 pm

    Qué escalofrío me da pensar que hay gente así en la sociedad en la que vivimos. Has clavado el perfil del sociópata que no es capaz de mostrar empatía por nada ni por nadie, pero sí en cambio demuestra rechazo y desprecio por los demás hasta el punto de considerarlos escoria a los que hay que eliminar para colaborar en la mejora del mundo.
    ¡Felicidades Mirna y suerte en El Tintero!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      20 octubre, 2020 en 9:27 pm

      Hola, Pilar! Agradezco mucho tus palabras. Es lamentable que pueda existir gente así. Como dice el dicho: «las brujas no existen, pero que las hay, las hay». Un abrazo

      Me gusta

      jose capel escribió:
      22 octubre, 2020 en 1:59 pm

      Tremendo monólogo de un sociópata que obvia las reglas del sistema para crear las suyas, apartando a cualquiera que no comulgue con sus delirios. Muy buen relato. Saludos y suerte en el Tintero

      Me gusta

        mireugen respondido:
        22 octubre, 2020 en 11:28 pm

        Muchas gracias, Jose. Un placer que visites Isla y dejes tu huella. Saludos

        Me gusta

    Beatriz Vélez escribió:
    25 octubre, 2020 en 5:36 pm

    Los políticos…¿habrá mayores psicópatas? Un diálogo interno muy logrado, sin duda has sabido meterte en la psique del personaje. Enhorabuena. Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      25 octubre, 2020 en 11:24 pm

      Muchas gracias, Beatriz! Me alegra que te hayas tomado un tiempo para venir a Isla. Un abrazo

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s