Secretos desde la trinchera – XIV

Posted on

El síndrome de corazón roto - Tanatorio As GándarasSonia creyó que Alberto estaba un poco senil y confundía a su abuela con su madre. Por un momento, dudó de ese abuelo con gorra y pipa, y pensó que sus historias estaban teñidas por la telaraña de los años. Pero el hombre tenía una actitud de seguridad que resultaba por demás intrigante y debido a eso Sonia decidió que sería una descortesía no escuchar lo que tenía para decir.

─Habrás escuchado que tu madre tuvo un novio, antes de conocer a tu padre. Un muchacho un poco extraviado en sus ideas. Ella nunca lo supo, porque el amor te ciega. Solo vio lo que él le quiso mostrar. Tu abuelo y yo hablamos varias veces sobre ese asunto. Él estaba muy preocupado. Pensaba que su hija se vería envuelta en medio de un conflicto terrible y podía resultar herida, incluso podía perder la vida. El muchacho estaba siendo investigado por varias agencias. Como vos misma dijiste, se decía que el hijo de Hitler estaba en Argentina. Este muchacho, al parecer, era él. Yo lo investigué y varias personas lo reconocían como al hijo del Führer. Nunca llegó a conquistar un puesto de liderazgo en el movimiento de su padre, porque sus seguidores pronto lo desecharon. Se había convertido en un estorbo, tenía ideas que no iban en línea con la ideología de su padre y también iban en contra de la ideología  dominante a nivel internacional.

─Me dijeron que murió muy joven, a causa de un trasplante.

─Ah, ¿sabías de él? ¡Sos una cajita de sorpresas! ─dijo sonriendo.

─Mi padre me contó algo, pero no mucho.

─Eso es lo que se dijo. No lo sé a ciencia cierta. Creo que fue un caso de homicidio bien disimulado.

─¿En serio?

─Sí. Y, volviendo a tu madre, Alicia hubiera dado todo por ayudarlo, pero tu abuelo no quiso que ella se viera más involucrada. Juan sabía que el muchacho estaba marcado. Trató de apartarla y eso fue lo que consiguió.

─Rehusándole el dinero para el trasplante.

─¡No había tal trasplante!  Él solo tenía que alejarse de sus perseguidores. Tu abuelo fue a hablar con él y le pidió que tuviera un gesto de nobleza y alejara a Alicia de su lado. El abuelo sabía convencer a la gente cuando quería. Sin embargo, le costó convencer a este hombre, al parecer, el muchacho quería a tu madre y pensaba luchar por ella. Pero no tenía medios para darle la vida que ella merecía y lo sabía. Además, sabía que andaban tras sus pasos, todos le habían dado la espalda, y eso fue lo que Juan le hizo aceptar. Estaba arriesgando la vida de Alicia.

─Mi mamá nunca se enteró de nada…

─No. Y sería mejor que así se quedara. Yo sé que tu madre luego se enamoró de tu padre, pero hay cosas que no se perdonan. Que aún a los muertos se le reprochan. Y quisiera que tus abuelos descansaran en paz en sus tumbas.

─Yo no voy a ser quien le cuente. En todo caso, debería haber sido el abuelo y él ya no está.

─Buena niña.

Sonia sonrió, ese abuelo prestado le recordaba mucho a su verdadero abuelo.

─Vos me decías antes que hay que mirar sin ingenuidad. Y eso estoy haciendo últimamente. Ese libro solo me hizo pensar que es cierto que hay algún tipo de conspiración internacional, pero ya no es como en aquellos años. Ahora son otras cosas las que están en juego.

2 comentarios sobre “Secretos desde la trinchera – XIV

    Josep Mª escribió:
    30 mayo, 2020 en 8:11 am

    Esa familia es una caja de sorpresas, je,je. Eso es lo que suele ocurrir cuando uno se dedica a hurgar en las cosas del pasado. Y menos mal que ese hijo del dictador nazi acabó desapareciendo de sus vidas.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      30 mayo, 2020 en 11:14 am

      Es muy cierto, Josep. En todas las familias hay secretos y algunos muy bien guardados.
      Un abrazo

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s