El agujero negro – XX – Antes del fin

Posted on Actualizado enn

¡Hola, amigos! Llega el final de este cuento que por extenso espero no los haya desalentado. Un final que puede ser sorpresivo o no. Puede gustar o no. Pero quizás no en un sentido estético sino en uno más relacionado con nuestro tránsito por esta realidad que nos toca y a la cual creo que podemos aportarle nuestro granito de arena de alguna manera. Quiero creer eso.

Demás está decir que voy a apreciar que sigan comentando y dándome su opinión sobre estas líneas.

Ahora sí, sin más preámbulos: Antes del fin…

Imagen relacionada

Sol Mendoza transmitía desde los estudios de televisión. Había ideado una larga lista de actividades. Algunas incluían juegos y otras manualidades. El objetivo, al igual que otros medios de comunicación, era entretener a la gente durante esos días negros.

Una llamada al estudio rompió la tranquilidad reinante. Una persona no identificada quería hablar con la periodista.

─Hola, soy Sol Mendoza.

─Tengo un mensaje para usted.

─Lo escucho.

─Deje de meter la nariz donde no la llaman.

─¿Quién habla?

─No le importa. Solo debe hacerme caso.

─¿Y si no quiero?

─Mucha gente va a sufrir.

─Quiere decir que estoy muy cerca.

─De su fin.

─Sabemos quién es usted. Mis llamadas son monitoreadas.

─Peor para usted.

─Usted es el mensajero de los que manejan las máquinas.

─¿Y si lo fuera?

─Tengo una pregunta, antes de que me haga desaparecer…

─Tiene suerte. Hoy me encuentro de buen humor.

─¿Cuál será la próxima oficina desaparecida?

─Eso es obvio, la de planificación educativa.

─Eso imaginé. Gracias por confirmarlo.

─De nada. Ya sabe. Si abre la boca…

─Entendí el mensaje.

Ese día Sol Mendoza no abrió la boca. Al día siguiente tampoco. Y al otro y al otro… tampoco.

Pasado el oscurecimiento, cuando comenzaron a verse los estragos de la mancha, cuando se comentaba que deberíamos haber tenido trajes y sombrillas para la radiación, para las personas  y los animales, y tiendas para los árboles y las plantas, la noticia de la desaparición de la oficina de planeamiento educativo pasó casi desapercibida.

Los medios seguían haciéndose eco de los desastres. Todos estaban muy ocupados con las ovejas que tenían ahora tres orejas y terneros que tenían cola de chancho. Ninguna televisora ni radioemisora se había hecho un espacio para la nueva desaparición.

Sol Mendoza, sin embargo, seguía reuniendo información, acumulando datos en su oficina monitoreada. La mayor prueba de su carrera sería mostrar a la audiencia lo que se ocultaba detrás de la oscura y densa masa estelar. Y ese momento llegaría pronto.

(C) Meg

4 comentarios sobre “El agujero negro – XX – Antes del fin

    Josep Mª escribió:
    24 mayo, 2019 en 8:20 am

    Como decía el slogan de la serie televisiva de ciencia ficción Expediente X, “la verdad está ahí fuera”. La humanidad suele centrar su atención en aspectos hasta cierto punto superficiales, los más visibles, sin preguntarse qué hay detrás de todo ello, qué o quién lo motiva, por qué y para qué. Esa mancha no solo representó una amenaza para la salud del hombre y de los animales, de la flora y la fauna, sino que su propósito iba más allá de las apariencias. Al menos es lo que he interpretado a partir de los pocos episodios que he podido seguir. En todo caso, ha sido una historia muy inquietante, de la que podriamos sacar muchas conclusiones.
    Un abrazo.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      24 mayo, 2019 en 10:13 am

      Gracias por tu reflexión, Josep. Me alegra que a través de esta historia se pueda ver un poco más allá de las apariencias. Las conclusiones son siempre bienvenidas.
      Un abrazo

      Me gusta

    maria felisa pihen escribió:
    26 mayo, 2019 en 5:30 pm

    Hola, Mirna. Buena serie. la he disfrutado. La Oficina de Educación ya estaba socavada, sin duda. La educación no pasa por los entretenimientos; estaba educando para “retardar la paranoia”, para “abrir la cabeza” y “estar informado” sin defender los cimientos.

    Me gusta

      mireugen respondido:
      26 mayo, 2019 en 5:36 pm

      Muchas gracias, Beba. Me alegra que te haya gustado la serie. A veces pienso cómo debería ser la educación. Es un tema difícil, ciertamente. Lo que es claro es que hay algunos valores que nos permiten la vida en sociedad. A ellos debemos apuntar.
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s