Cuestión de nombres

Posted on

Resultado de imagen para nombresSe conocieron una tarde de septiembre, mes que atrae migraciones de aves. Él se llamaba Emilio, que quiere decir “hombre encantador”, buscaba una aguja de tejer que usaba como antena en su tv y que se le había caído por el balcón. Ella no tenía nombre y pasaba de camino al kiosco, necesitaba una lupa para encontrar algo que se le había perdido en un rincón donde guardaba granos para las aves. De su inesperado encuentro nació un amor que fue mutando hasta lo inesperado.

Como ella no tenía nombre le dijo a él que podía darle el nombre que quisiera. Y él un poco confundido pasó un tiempo llamándola “linda”. Pero al cabo de unas semanas, le pareció que esa forma de llamarla no era la que se adecuaba a sus sentimientos y se dio a la tarea de darle un nombre real.

Compró un diccionario de nombres y buscó en él todos los que le gustaban. Fiel a su necesidad de encontrarle a todo un significado, eligió aquellos que le sugerían cualidades que él valoraba.

Así que comenzó a llamarla Candela, “la que ilumina”. Porque ella había llegado a su vida para darle luz y alegría. Y el nombre le quedó bien hasta el día en que él estaba muy triste por la muerte de su perro y necesitaba que alguien lo escuchara. Ella fue la oreja perfecta para ese trance así que él decidió llamarla, desde ese momento, Jimena, “la que escucha”.

Un día presenciaron una discusión entre unos amigos y él le pidió a ella que interviniera. Ella lo hizo con tanto aplomo que logró que los amigos se pusieran de acuerdo y terminara el problema pacíficamente. Así que desde ese día Emilio la llamó Olivia, “la que protege la paz”.

Más tarde él vio cómo ella luchaba por sacar adelante su negocio y tal era su valentía para afrontar los problemas que decidió llamarla Valentina, “la valerosa”.

Una vez, se encontraron con una tía de él que sufría por amor. Él le pidió que le hablara y ella le habló largo rato logrando consolar a la mujer.  Desde ese día él la llamó Eulalia, “la que habla bien”.

Y como cuando ella se proponía algo, lo conseguía, él comenzó a llamarla Emma, “la poderosa”.

Y cuando él le preguntaba algo que no sabía y ella se lo explicaba, la llamaba Sofía, “la que posee sabiduría”.

Hasta que llegó el día en que él la eligió como su mujer. Y decidió llamarla María, “la elegida”, aunque a veces estaba tan embelesado con su belleza que la llamaba Violeta, “bella como la flor”.

Pero pasó que un día se puso celoso. Porque se dio cuenta de que ella no le contaba todo lo que hacía o pensaba y comenzó a llamarla Calipso, “la que oculta”. La siguió y la persiguió, hasta que ella, ofendida, por días no le habló. Entonces Emilio, hizo lo que debería haber hecho desde el principio. Le pidió que le dijera su verdadero nombre. Ella le reprochó que él no lo hubiera notado aún, tan preocupado porque ella cumpliera con sus expectativas. Finalmente, le dijo que se llamaba Ainara, “golondrina”.

Las golondrinas inician su viaje en el mes de marzo buscando tierras con más calor. Pero siempre queda la esperanza de que vuelvan el próximo septiembre. Emilio decidió esperarla y mientras tanto, se cambió de nombre, desde ese momento sería Dante, “el que es resistente”.

Cuentan los que los conocieron que los siguientes septiembres ellos dos se volvieron a encontrar. Ainara comenzó a cambiarle de nombre a Dante. Por un tiempo fue Carlos, “hombre libre”, después fue Lucas, “el que ilumina” y más tarde fue Sergio, “el guardián”, y Diego “el profesor”, hasta que él descubrió su verdadero nombre: Julián, “de raíces fuertes” y ella finalmente adoptó un nuevo nombre: Amalia, “la amorosa” y dejó de migrar.

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

2 comentarios sobre “Cuestión de nombres

    David Rubio escribió:
    2 julio, 2018 en 11:00 pm

    ¡Genial, Mirna! Como te he comentado en alguna ocasión tienes una imaginación portentosa y eres capaz de encontrar la manera de trenzar historias con unos planteamientos absurdos, en el buen sentido, y dotarlas de una coherencia y significado contundente. Este relato es maravilloso, solo la idea de utilizar el significado de los nombres me parece fascinante, pero que además hayas conseguido contarnos una historia de amor, con todas sus luces y sombras con ello es una genialidad. ¡Enhorabuena! Un abrazo

    Me gusta

      mireugen respondido:
      2 julio, 2018 en 11:10 pm

      Gracias, David!!! Quizás mi mérito sea pensar absurdamente y luego buscar algo de coherencia jaja. La vida a veces es absurda, pero muchos le buscamos un significado. Y tal vez no sea un significado inmutable, tal vez vaya cambiando por épocas. Gracias de nuevo por pasar por aquí siempre.
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s