Intuición gatuna

Posted on

Resultado de imagen para gato en la ventana

Estaba estudiando una de las últimas materias de la carrera. Suelo recluirme en un cuarto que mis padres construyeron en la terraza. Allí encuentro la tranquilidad y el silencio que no reinan en la casa. Cuando no hay alguien hablando, algo se cae, la tele está muy fuerte…  cualquier cosa es motivo de distracción. En cambio en mi refugio puedo concentrarme. Eso fue siempre así hasta ese día. Porque ese día mi vida cambió.

Ese día, a las tres de la tarde, cuando la tibieza del sol entraba por la ventana proyectando un arcoíris sobre la mesa, comencé a escucharlo. Se había colado silenciosamente. Era una mezcla de gato de los suburbios con angora. Su pelaje medio rojizo me hizo acordar a mi tía Helena que siempre anda quejándose de su pelo y la humedad. Sus ojos brillaban como si fueran estrellas. Sus bigotes estaban erguidos y ronroneaba como el motor de una pequeña máquina.

Fue inmediato. Nos vimos y nos enamoramos. Yo extendí los brazos y él se acercó para ubicarse entre mi cuerpo y los libros. Allí se quedó toda la tarde mientras yo hacía mis ecuaciones. Allí se durmió y se desperezó varias veces, se acicaló las patas y se quitó las lagañas. Logré el máximo de concentración como si su tranquilidad se hiciera contagiosa. Y pasamos horas en compañía mutua sin decir una palabra.

Al día siguiente volví a mi cuarto de estudio. Ya llevaba un plato con comida y un tarro chato con leche anticipando la visita. Lo esperé toda la tarde. No vino. Fueron inútiles todos mis esfuerzos por estudiar. Me la pasé mirando por la ventana oteando los techos para verlo. Pero no apareció. A duras penas retomé mis estudios. Me impulsaba ahora un sordo rencor contra el animal que había logrado capturar mi atención tan dramáticamente. Ya me disponía a guardar todo hasta el otro día, casi no quedaba luz natural, cuando lo vi llegar. Traía un aire de satisfacción que hacía pensar en una persona que ha ganado un premio. Se acercó y dejó que acariciara su lomo. Ronroneó por un largo rato y cuando comprobó que yo le reproché su ausencia, volvió a irse.

Así me tuvo varios días, durante los cuales pude estudiar poco y nada. Sin embargo pasó algo increíble. Cuando me presenté a rendir el examen todo vino a mi cabeza como si el conocimiento siempre hubiera estado allí. No supe del don que me había transmitido hasta que mi tía enfermó. Sin saberlo yo le dije a mi madre que tenía que visitar a su hermana porque la estaba necesitando. Lo mismo pasó con la rotura del auto de mi padre. Esa mañana le dije que no olvidara el extinguidor. Y así se fueron sumando pequeños detalles de anticipaciones y premoniciones.

Mientras tanto el gato seguía visitándome en mis horas de estudio. Lo curioso es que iba perdiendo sus bigotes. Lo había notado tiempo antes, y por casualidad había decidido guardarlos en una cajita de caramelos en mi biblioteca. El día que perdió todos sus bigotes supe que no lo volvería a ver más. Me venía preparando para eso. Había pensado que de alguna manera podría volver a colocarle los bigotes en su lugar, pero no tuve suerte con la gotita. En cambio, recibí un par de rasguños cuando él intentaba librarse de mí.

Ayer me crucé con una vecina que es dueña de un gato negro y otro de tres colores. Me comentó con preocupación que sus gatos habían perdido los bigotes. Si no sabía yo si existía alguna enfermedad gatuna que tuviera ese efecto. Yo me reí. No supe qué contestarle. No revelaría a nadie que dentro en una cajita guardo los bigotes de mi gato para asegurarme de no perder el don.

Ahora mientras estudio, me siento acompañada. Tengo nuevos amigos gatunos. Algunos quizás han sido amigos de él. Lo importante es que nos entendemos y, de tanto en tanto, me llegan noticias suyas.

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

4 comentarios sobre “Intuición gatuna

    Tirma Tiatula escribió:
    26 agosto, 2017 en 8:06 am

    De los animales domésticos que conozco estoy convencida de que los gatos son los más intuitivos, y además, es él, generalmente, el que nos elige a nosotros, quien decide si adoptarnos o no, incluso nos marca con su olor para hacernos de su propiedad. Exagero, pero algo de eso hay.
    Es un cuento bonito y blanco el tuyo Mirna, inocente, con dosis fantasía e imaginación, por varita mágica los bigotes gatunos y ¡cómo me ha gustado el gato pelirojo, mitad de angora, independiente que va y viene a su antojo, según le de!

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      26 agosto, 2017 en 2:26 pm

      Gracias,Tirma. Es cierto lo que decís, es el gato quien nos elige. No se si nos marca con su olor, pero podría ser. Lo bueno de los gatos es su total independencia, aunque a veces eso es lo que nos molesta, nos gustaría que fueran un poco más perros jaja
      Gracias por leer y comentar.

      Me gusta

    seresdeluzblog2016 escribió:
    6 septiembre, 2017 en 8:34 am

    Un precioso relato Mirna, me ha encantado. Me ha gustado mucho la idea de los dones y el animal que describes, me lo imagino muy bonito. Como dueño de gato que soy estoy acostumbrado a ese carácter tan suyo, el de acudir a ti cuando lo desea para marcharse después. El mío no sale de casa pero tiene sus rincones, aunque la mayor parte del tiempo permanece conmigo, en una cesta que le encanta. Eso sí, a su aire, porque si le molestas comienza a picarse, jeje. Un fuerte abrazo! ; )

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      6 septiembre, 2017 en 11:21 am

      Muchas gracias, Márquez. Los gatos son seres especiales. Dicen que ellos adoptan a las personas y no al revés. Este relato fue inspirado por un comentario de una compañera de trabajo. Yo tenía un gatito que falleció y todavía lo extraño. Estoy esperando que aparezca uno y me adopte…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s