Reviviendo el paraíso

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para maquina de escribir

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que tocó esa máquina. Antes ocupaba el sitio central de su estancia preferida, aquella que tenía una ventana hacia el parque arbolado. Por allí se colaba el sol y calentaba sus dedos mientras imprimía cada letra sobre papel. ¿Qué se hizo del sol?  Ahora la veía en el rincón. Un libro apoyado sobre su tapa recordaba sus días de gloria. Pero el rincón se veía lúgubre. La lámpara no prendía y ella permanecía en tinieblas la mayor parte del día.

Dio una vuelta por la salita. Quiso abrir la ventana. Estaba clausurada. Repentinamente recordó la tormenta en la que se volaron los postigos. Claro, habían tenido que tomar recaudos por si otra tormenta irrumpía en la casa.

Se sentó en el sillón. Nadie se había ocupado de acolchar los almohadones. Estaban peor que cuando su perro se arrojaba sobre ellos. ¿Dónde estaría su perro? El asiento no era cómodo. En realidad sentía todo como lejano, falto de corporeidad.

Pensó un momento en cuándo había sido que perdió su memoria. ¿Qué es una persona sin memoria, sin historia? Es como una hoja en blanco, millones de posibilidades, pero nada en concreto. ¿Habría forma de volver a llenar su mente? Se sentía como si hubiera nacido en ese momento que perdió su memoria y el mundo fuera un lugar desconocido. Sintió la necesidad de un escritor que llenara sus páginas vacías, que urdiera una trama, que definiera su carácter e hiciera vislumbrar un futuro. ¿Habría un sentido oculto en lo que le estaba pasando?

Pero cruzó esa puerta y comenzó a revivir imágenes. Primero el sillón, luego la ventana, y por supuesto… la máquina. ¿Qué habían significado todas esas cosas? ¿Qué tanto volverían a significar? Porque ni el sentido ni los sentidos permanecen inmutables… Como flashes, iban brotando imágenes, sensaciones. Por fin dio con ese libro y fue como un paso a otra dimensión. Allí estaba el título “Reviviendo el paraíso”.

Si los mares se abrieran para mostrar el lecho marino, dejarían al descubierto rocas, algas y crustáceos, seres inconexos. Para nuestro personaje, sin embargo, dejó al descubierto partes de su vida que parecían no tener nada en común, al principio, pero que luego se fueron aglutinando al ponerles un título.

Dio un par de vueltas más por la salita. Reconoció un reloj de arena, una caramelera, un estante con recuerdos de viajes. Sin duda todo se iba enlazando, la telaraña de la vida tiene un sentido del orden curioso a veces. Y por fin volvió donde la máquina, tomó el libro y encontró una hoja de papel apresada en el rodillo. Sin extraerla leyó un párrafo: “Cuando se dio cuenta de que todo adquiría sentido, volvió a la hoja y comenzó a escribir el final de la historia…”

Entonces recordó que el pilón de hojas debía estar en algún sitio. Buscó con desesperación en el cajón de la mesa. Alguien había ordenado su desorden. Pasó una tras otra las páginas, revivió su pequeño paraíso de letras y por fin llegó a la última donde decía: “solo un fantasma sería capaz de escribir esa página…”. Puso la hoja en la máquina y no se detuvo hasta el punto final.

Quienes encontraron tiempo después el texto pudieron leer las últimas líneas que decían: “…quien sabe si un punto final ponga fin a mi existencia. Tal vez solo existimos en una frase, en un párrafo o en un libro completo. Aunque tal vez lo hacemos solo en algún punto, en una que otra coma, en unas comillas… El hecho es que cuando se justifica nuestro existir, cuando sentimos que hemos dado todo, nos asalta la idea de que el fin está cerca, como si fuéramos fantasmas que ya sin pendientes, deben prepararse para desaparecer… Nunca es tan necesaria la resurrección como en el punto final”.

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

6 comentarios sobre “Reviviendo el paraíso

    Ziortza Moya escribió:
    19 junio, 2017 en 1:30 pm

    Brillante y precioso relato Mirna.
    Me ha gustado mucho.
    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      19 junio, 2017 en 9:14 pm

      Muchas gracias, Ziortza. Me alegra que te haya gustado. Cuando lo terminé de escribir tuve mis dudas. En fin, no siempre termina siendo lo que uno espera.
      Un abrazo

      Me gusta

    Tirma Tiatula escribió:
    19 junio, 2017 en 7:17 pm

    Hola Mirnna. Muchas gracias por tu comentario en Mr. President.
    Te he andado leyendo algunas cosas tuyas, y de “Reviviendo el paraíso” ha estado bien el paseo por la memoria, del tiempo, no sé si perdido, con ayuda de los objetos del cuarto (la máquina, el texto con sus puntos seguidos, el perro que ya no está, y los cojines que ya nadie mulle)…y así, como saltan los pensamientos inconexos encadenando ideas, imágenes, recuerdos, vas pescando por aquí y por allá los recuerdos.
    Es un relato un tanto ambiguo, pero…¿quién ha dicho que cuándo se recuerda se haga de manera ordenada? A mi me ha gustado mucho la manera de escribir de Mirnna.
    Tara.

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      19 junio, 2017 en 9:16 pm

      Muchas gracias, Tirma. Me alegra que te haya gustado. Tal vez es un poco ambiguo como dices, lo pensé como algo que pueda dejar pensando en varias posibilidades. No sé si lo logré.
      Un beso

      Me gusta

    davidrubios escribió:
    21 junio, 2017 en 12:38 am

    Un relato interesante, Mirna. Troceas la realidad consiguiendo que el lector sienta la perturbación de una memoria fallida, de un personaje cuya historia se esté escribiendo o de un fantasma desconcertado que todavía no asume su nueva condición. Desde luego dejas al lector caminando por esa ambigüedad si bien lo has conseguido lo que te proponías, transmitir una realidad alterada. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      21 junio, 2017 en 12:45 am

      Gracias, David. Como siempre eres un lector atento a los detalles. Da gusto que te tomes el tiempo de pasar por mis escritos.
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s