Flores para un funeral

Posted on

Escrito para concursar en la Comunidad “Relatos Compulsivos”

Resultado de imagen para estrella fugazÉl la conoció fugazmente. Y la expresión no es azarosa.  Fue la estrella fugaz a la que le pidió un deseo y se lo cumplió. Pero también podría ser comparable a la fugacidad de una abeja, que cuando pican se condenan…

Él tenía un historial de intentos fallidos en la pista de baile. Había ido a ese boliche muchísimas veces con la intención de obtener el reinado. No conseguía pareja. Cada chica a la que invitaba a bailar resultaba torpe o simplemente no se entendían.

Una noche la vio. Ella estaba sola como lo están las personas que no necesitan de los demás. Se notaba que disfrutaba de la música y nada más le interesaba. Él la observó por un rato, vio como despedía a unos cuantos hombres que la invitaban a bailar. Pensó que él correría la misma suerte a menos que le dijera algo que pudiera interesarle.

Fue así que decidió acercarse a hacerle una propuesta para esa noche.

─Necesito una pareja para ganar el concurso de baile.

Ella rió. Él se quedó encantado con esa sonrisa amplia y fresca. Pero ella no contestaba así que él, inclinando su cabeza como un perrito de orejas largas, se mostró insistente con su mirada. Finalmente ella aceptó y se dirigieron a la pista.

Desde un primer momento se entendieron. Recorrieron los ritmos con pasión y alegría. Se movían como el agua y el cisne y fueron quedando seleccionados, tema tras tema. Cuando por fin fueron los últimos, quedaron mirándose sin entender.

La coronación fue emocionante. Subidos a los bafles recibieron sus coronas de flores. Y así quedó eternizada en su retina, con margaritas y helechos.

Lo que pasó después lo borró de su memoria. Gritos, pedidos de auxilio y un techo derrumbándose sobre ellos.

Una viga los separó y esa fue la última vez que la vio con vida.

Cada madrugada de domingo, después del baile, él va al cementerio parque. Le lleva su corona de margaritas y helechos a su reina. Una reina tan fugaz como una estrella que cruza el firmamento o una abeja que deja su punzada.

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s