Cómo saber…

Posted on Actualizado enn

Resultado de imagen para guerra niñosSomos la liebre herida y ellos los cazadores. Sus pasos pesados, cargados, se perciben a través de la neblina. Todo el paisaje es una nube de polvo de mal olor. Solo se huelen la pólvora y la sangre, restos de otro ataque. Y nosotros seguimos adelante. Intuimos el camino hacia la montaña en la que está el campo de refugiados. Son tantos que la ciudad ha quedado despoblada. Es eso o esperar entre los escombros de material a convertirse en escombros de huesos.

Y a lo lejos una luz se agita. Nos indica el camino. No puede estar mucho tiempo encendida. En seguida se apaga como una luciérnaga tímida. Los que nos persiguen podrían verla. No sé por qué se molestan en seguirnos. Ya nos han quitado todo excepto la vida. Mi familia está muriendo de hambre. Nos perdimos por un trayecto y el frío es como agujas en la piel que sigue agrietándose. Quisiera un lugar donde descansar los pies y la espalda. Quisiera un lugar donde comer alguna cosa que retenga mi estómago. Donde sentarme sin oír los zumbidos de la muerte. Donde pensar que hay un día mañana para sentir que existe otra vida. Aunque más no sea para respirar sin este polvo.

Nos negamos a pasarnos al bando de nuestros usurpadores. Nos negamos a traicionar nuestras tradiciones. Ahora nos quieren hacer pagar con nuestra sangre. No nos dejarán en paz hasta que hayamos pasado los límites. Pero no sabemos cuánto falta y el miedo derrocha temblores en los niños. Las bocas secas castañetean los dientes. Ya estamos un poco acostumbrados, pero igual preguntan y nosotros les damos la misma respuesta. No falta mucho, hay que seguir.

De noche no se distingue más que durante el día. La noche, sin embargo nos muestra a las estrellas y la luna que dan forma a la montaña. Eso nos da esperanzas. Algún Dios se está apiadando de nosotros. ¿Cómo saber cuál es?

Meg © Todos los derechos reservados

Anuncios

6 comentarios sobre “Cómo saber…

    Ziortza Moya escribió:
    24 abril, 2017 en 7:45 am

    Escalofriante y triste relato Mirna. Narras muy bien como se tiene que sentir alguien que ha perdido todo excepto “la vida” como bien dices. Casi se puede sentir el dolor y el cansancio del protagonista. Desafortunadamente estas circunstancias pasan hoy demasiado a menudo, en este mundo tan “civilizado”.

    Un abrazo y felicidades por el relato.

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      24 abril, 2017 en 10:13 am

      Sí, es una pena que no logremos la paz, la tolerancia, la comprensión, como humanidad.
      Un abrazo y muchas gracias

      Me gusta

    María escribió:
    25 abril, 2017 en 11:52 am

    Me has emocionado. Lo has narrado tan bien, que me ha parecido estar ahí a su lado. menos mal que la luna y las estrellas tienen ese algo mágico, porque los hombres…
    Un besillo.

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      25 abril, 2017 en 1:13 pm

      Si. Es cierto lo que dices. La Luna y las estrellas fueron su mejor guía.
      Un abrazo

      Me gusta

    Mamen Piriz García escribió:
    25 abril, 2017 en 7:22 pm

    Trasmites magia con tus letras pero haces sentir el sufrimiento de esta gente que sólo les queda la esperanza. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    mireugen respondido:
    25 abril, 2017 en 7:32 pm

    Gracias Mamen. Ojalá la magia sirva para hacer alguna diferencia en sus vidas.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s