La mafia de los anillos

Posted on Actualizado enn

Raúl estaba en combinación con Julián, su hermano, con quien se dedicaban a seguir a las parejas clandestinas de la ciudad.

Tenían una facilidad pasmosa para darse cuenta de qué parejas abordar. A veces era porque el hombre estaba de espaldas a la puerta de la confitería y “relojeaba” nerviosamente a su alrededor, otras porque resultaba evidente que saliendo del hotel cada uno tomaba para un lado distinto. Otras, porque los horarios delataban el encuentro furtivo.

La cuestión es que Raúl y su compinche Julián los seguían. Buscaban la mejor manera de encontrar a los amantes desprevenidos y hurtaban sus anillos.

Pero no se conformaban con el pequeño botín. No eran revendedores de oro. Iban por más. Una vez logrado el trofeo, seguían al dueño y lo empezaban a chantajear.

Hay hombres que guardan sus anillos en lugares muy trillados, como los bolsillos chiquitos que están dentro de otro bolsillo del pantalón. Otros son más precavidos y lo enganchan en el llavero. Pero hay quienes lo ponen en el monedero de la billetera o en la guantera del auto. Ninguno escapaba a la sagacidad y malas artes de estos dos villanos, quienes deslizaban sus dedos en los mejores escondrijos imaginables.

La cuestión es que su negocio iba de maravillas. La mayoría pagaba diez o veinte veces el valor de la alhaja para no ser descubiertos. Los menos intentaban minimizar la situación y se arriesgaban a ser descubiertos por sus esposas, habiendo previamente ido a comprar una alianza igual a la perdida. Con lo que tenían una tasa de éxito superior al 70%.

Hasta que un día se encontraron con José. José no se sintió intimidado por el chantaje.  Es más, los retó a que fueran a decirle en persona a su mujer que él le era infiel.

La señora Juana, mujer de mediana edad, de generosas proporciones, ante la evidencia de que su marido se quitaba la alianza, se sintió muy desconcertada. Haciendo un esfuerzo racionalizó la situación y se dijo que lo próximo que necesitaba eran fotos para estar completamente segura. Así les expresó a los chantajistas quienes tentados por una mayor recompensa que la de costumbre aceptaron sin dudar el encargo de tomar fotos.

Los malandras Raúl y Julián robaron una cámara de fotos y fueron a perseguir a los amantes furtivos. Cuando los localizaron los fotografiaron tomados de la mano, dándose de comer en la boca y entrando y saliendo del hotel. Llevaron las fotos a la esposa despechada y aguardaron su recompensa.

La mujer entró en su habitación tras la promesa de buscar el dinero. Hurgó en su cajón de la cómoda y volvió a salir. Lo último que vieron los chantajistas fue la cara desencajada de una mujer enloquecida de celos que no toleró enfrentar la verdad y quiso matarla de dos balazos.

Al rato, al llegar el marido, ella había borrado todas las huellas de lo sucedido. Lo esperaba con una rica cena para dos y su habitual relato de la novela de la tarde. Ese día el protagonista había sido chantajeado por dos malandrines por tener un amorío con otra mujer.

─Pero qué ridículos son a veces los argumentos de las novelas… ─comentó.

En eso sonó el teléfono…

─Buenas noches, Señora Corleone… ¿Puedo hablar con su marido?

Anuncios

17 comentarios sobre “La mafia de los anillos

    Mery Pérez escribió:
    22 agosto, 2016 en 8:53 pm

    Saludos Mirna, muy interesante tu relato de la mafia de los anillos, lleno de intrigas y trampas. Y de temer la esposa de José. Éxitos y bendiciones!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      22 agosto, 2016 en 11:23 pm

      Gracias Mery, me alegra que te haya gustado. Un beso

      Me gusta

    Federico Rivolta escribió:
    23 agosto, 2016 en 4:23 am

    Muy original tu relato, Mirna. Me ha gustado. Me sacaste una sonrisa con la parte en que Raúl y Julián hayan tenido que robar una cámara de fotos para fotografiar a José; muestra bien la clase de ladrones que eran.
    Un saludo!

    Me gusta

      mireugen respondido:
      23 agosto, 2016 en 12:49 pm

      Si, jaja, eran dos rateros. Gracias por tus palabras. Un saludo!

      Me gusta

    Mamen Piriz García escribió:
    23 agosto, 2016 en 7:02 am

    Me ha gustado mucho suerte en el concurso

    Me gusta

    Francisco Moroz escribió:
    23 agosto, 2016 en 5:45 pm

    Muy bueno Mirna, alta dosis de imaginación, y ese nombre tan identificador con los bajos fondos al final.del relato.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    Conxita Casamitjana escribió:
    31 agosto, 2016 en 6:49 pm

    Original idea Mirna y esos rateros de tres al cuarto enfrentándose a la Sra. Corleone, no sabían lo qué hacían.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    Ariel escribió:
    31 agosto, 2016 en 8:16 pm

    Hola Mirna. Me he atrevido a pasar por aquí para dejarte un comentario. Has realizado un relato espléndido, escrito con un ritmo seguro, decidido, que no afloja la tensión en ningún momento, con mucha intriga y con un cierre excelente. He disfrutado de la lectura, de tu estilo preciso y sin fisuras. No me cabe duda que será uno de los mejores del torneo. Te mando mis felicitaciones. Gracias por dejarme un comentario en mi blog sobre “La mafia de los estorninos”. Eres muy amable. Mucha suerte en el concurso!
    Te mando un gran saludo.
    Ariel

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      31 agosto, 2016 en 9:45 pm

      No sabes cuanto te agradezco tus bellas palabras. Encontras en mi relato más bondades q las q podría llegar a imaginar. Sin dudas día un gran escritor como lo atestigua tu micro. Mucha suerte y un abrazo.

      Me gusta

    mensajedearecibo escribió:
    1 septiembre, 2016 en 2:49 pm

    Pobre par de idiotas… ¡Mira que intentar chantajear a los Corleone!
    Muy buen relato. Felicidades.

    Me gusta

    mireugen respondido:
    1 septiembre, 2016 en 4:53 pm

    Si. Esos tarambanas no les llegan ni a los talones. Me alegra q te haya gustado. Un beso

    Me gusta

    Estrella Amaranto escribió:
    2 septiembre, 2016 en 6:20 pm

    ¡Hola Mirna!
    Un cuento divertido, aunque para la protagonista supusiera la peor experiencia de su vida, tener que afrontar la pura realidad de un marido infiel. El desarrollo de la trama está logrado y es de fácil lectura, de modo que te felicito por ello.
    Un gusto visitarte y desearte lo mejor.

    Le gusta a 1 persona

    mireugen respondido:
    2 septiembre, 2016 en 7:32 pm

    Si. Para la protagonista es un momento duro. No sabemos si fue la primera vez. Sólo que maneja las cosas de manera un tanto peculiar. Un gusto que lo hayas disfrutado. Un abrazo Estrella.

    Me gusta

    maria dolores moreno escribió:
    3 septiembre, 2016 en 7:02 pm

    Muy buen relato, divertido y ocurrente. Fácil de leer y que engancha y ese final me pareció absolutamente genial, como si la señora estuviese ya de vuelta de todo.
    Mucha suerte.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

      mireugen respondido:
      3 septiembre, 2016 en 9:03 pm

      Creo que has sabido leer lo que intenté expresar. Te lo agradezco mucho.
      Un beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s