Mes: mayo 2016

Despertar

Posted on

Hoy desperté a tu sonrisa

como el hallazgo de algo perdido

como el sueño despierta a los deseos

o el recuerdo arrebatado al olvido. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

A la vuelta de la esquina

Posted on Actualizado enn

Estaba en casa necesitando un amor cuando recordé que: “el amor está a la vuelta de la esquina”.

Sentí unas ganas locas de salir a buscarlo. Corrí a mi habitación, busqué un vestido floreado, como primavera del amor, zapatos de apasionada, cartera donde cabe mucho cariño y un collar y aros de corazón.

Ya estaba urdido mi plan: tocaría todos los timbres y correría. Leer el resto de esta entrada »

Una lágrima

Posted on Actualizado enn

Una presión…

Un desborde…

¿cómo se produce una lágrima?

Somos mayormente agua,

agua de mar,

tifón y espuma,

nube y humedad,

sol y sal. Leer el resto de esta entrada »

Muerte natural

Posted on Actualizado enn

Alguien me dijo una vez

“las palabras no matan”,

y luego dijo “ya no te amo”,

y más tarde “nunca te volveré a amar”.

 

 

Leer el resto de esta entrada »

Lo sabe

Posted on Actualizado enn

El mar es un camino.

Lo sabe el sol que asoma

y atrae con su fuego las lejanas olas. Leer el resto de esta entrada »

Detrás del horizonte

Posted on Actualizado enn

arbol maravillosoDetrás del horizonte estaba el secreto.

La nave atravesaba la espuma como daga afilada. Los tripulantes entonaban viejas canciones marinas. El viento silbaba entre las velas y un viejo cuervo, acompañante de aventuras, sobrevolaba la proa.

Nadie sabía a ciencia cierta cuánto faltaba para llegar a la isla. El mapa era menos preciso que un dibujo en la arena. Sin embargo, algo los impulsaba a continuar. Era la promesa del mayor tesoro de todo el universo… Lo único que deseaban en la vida.

Cansados por la travesía por ese océano vasto y desolado, inventaban nuevos juegos para paliar el aburrimiento. Los naipes estaban a la orden del día. Unos dados asomaron de un bolsillo y se arrojaron sobre ellos. La tarde caía sobre islas desiertas y sedientas y los hombres, embriagados a más no poder se esforzaban por no perder la ruta. Leer el resto de esta entrada »