Un día como cualquiera

Posted on Actualizado enn

Hoy no es un día como cualquiera. Hoy es el día en que mi hijo quiso averiguar la verdad.prisma

En un mundo donde las verdades son todas a medias, él se empeña en una verdad absoluta. Vaya a saber cuántas verdades escuchó.

El asunto es que hoy me vi puesta en un frontón, a donde algunas pelotas me golpeaban y otras seguían de largo.

¿Cómo decirle a mi hijo que hay verdades que se construyen? Ponés un ladrillo de acá y otro de allá. A veces el ladrillo es muy grande, otras muy chico. La construcción se ladea, se hace imperfecta. A veces construimos una torre de Pizza y necesitamos tensores gruesos para que no se caiga. Otras, la verdad es una caña que se mece al compás del viento. Otras, es una verdad de hierro que soporta todo.

Hace unos días lidiamos con la muerte. Alguien muy cercano, muy joven, muy inocente. Su verdad fue un pequeño pasaje por un mundo en el que no llegó a latir su corazón. Fue una verdad tremenda, definitiva. Creo que la única verdad perfecta que he conocido. Una potencialidad que no fue.

Tal vez ese fue el disparador de la decisión de mi hijo.

¿Qué habría llegado a ser ese ser? ¿Cómo habría sido? ¿Cuál hubiera sido su personalidad, su forma de ser? Preguntas por decenas que nunca tendrán una respuesta, pueden ser una trampa en la que caigamos como una arena movediza. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez qué hubiera pasado si…?

La muerte nos muestra una faceta única de la verdad, su esencia absoluta. Pero… ¿las otras verdades? ¿Qué podemos decir de ellas? ¿Tienen una sola cara?

Me viene a la mente un prisma. Un prisma atravesado por un haz de luz. Se suele comparar a la verdad con la luz. Pero nosotros somos prismas. Y  si la luz nos atraviesa podrán verse distintos colores.

El colorido puede ser tal que nuestra verdad no coincida con la de otro. ¿Qué hacer? ¿Pensar que la verdad no existe? ¿Tomar partido por un color? Distintas personas tomarán una u otra alternativa, otra verdad multicolor…

Quisiera hacerle un regalo a mi hijo. Una verdad que lo ayude a construirse como ser humano. Una que lo asista y lo fortalezca. No se si está en mis manos tal perfección. Pero puedo desearle capacidad para discernir y ser crítico con lo que le muestren. Y que vea, un día como cualquiera, con sus propios ojos.

MEG 23-10-15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s